El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, anunció que no permitirá el acceso a la provincia de ningún colectivo de pasajeros de mediana y larga distancia. Esto es luego de conocerse el cuarto caso positivo de coronavirus de un trabajador que ingresó con permisos adulterados y que había estado en contacto con un paciente infectado con COVID-19 en Río Negro.

“Esta decisión seguramente traerá consecuencias, pero me eligieron para cuidar a la gente”, enfatizó el gobernador salteño en un mensaje que transmitió anoche por las redes sociales. El mandatario indicó que la disposición se mantendrá hasta que sean efectivos los controles que eviten irregularidades en el transporte.

El trabajador había convivido con un compañero, también de Colonia Santa Rosa, que está internado en Río Negro por haber contraído coronavirus.  Rompió la cuarentena, junto a otra persona, para regresar a Salta en un colectivo en el que viajaban unas 50 personas y que se dirigía a Jujuy, publica Télam.

El mandatario aseguró que la medida se extenderá hasta que “estén dadas las condiciones de seguridad”, teniendo en cuenta que el colectivo atravesó casi 2.000 kilómetros por el país y no los detuvo ningún control.

Asimismo, explicó que los trabajadores salteños que viajaron de forma irregular fueron detectados por un trabajo interdisciplinario del Comité Operativo de Emergencia local, que le dio intervención a la justicia federal.

El fiscal penal Francisco Snopek imputó a los dos trabajadores y también al dueño del colectivo, quien habría adulterado los permisos de los dos pasajeros. También corrieron la misma suerte los dos choferes, por el delito de “propagación de una enfermedad peligrosa”.