La obra “Casados con hijos” sigue rodeada de escándalos. Érica Rivas aseguró que fue despedida por mensaje de WhatsApp, pero, desde la producción y el elenco, afirman que no es así. Otra de las versiones, es que le pidieron que realice un chiste que no le cayó nada bien y el trato con la producción se volvió cada vez más tenso.

Ángel de Brito contó en su cuenta de Twitter un poco más de la interna. “Es la única actriz del elenco que solicitó cambios en el guión, y cuando lo cambiaron no acepto. No solo eso, sino que pidió más dinero ‘porque voy a tener que trabajar mucho más’”.

Por su parte, Gustavo Yankelevich, productor de “Casados con hijos”, salió a aclarar su versión del conflicto con Erika Rivas. “Por un lado, no firmó el contrato que sí firmaron todos sus compañeros. Por el otro, no estaba dispuesta a cumplir con la demanda del público haciendo tres funciones diarias, aunque le aseguraron total comodidad en camarines amplios, con todas las posibilidades de descanso y confort”, indicó.

Luego de que la actriz quedar fuera de la obra, en “Los ángeles de la mañana”, dieron a conocer el mail que mandó la actriz. “Querido Diego, te mando mis observaciones sobre los spots, disculpá si son subidas de tonos pero es lo que me sucede, y quedé que iba a estar en el proyecto diciendo todo lo que pienso”, comenzó el escrito.

Luego, continuó: “Para serte sincera, viniendo de ustedes esperaba algo más trabajado, más ingenioso, más ácido. Pero bue…”. Además, manifestó todas sus críticas por a uno de los spots en los que se refería al veganismo, mientras que también no dejó pasar una escena en la que involucraba a Pepe Argento.

“Es el único spot en el que María Elena termina el chiste. Pienso que podríamos reírnos entonces de que a Pepe no le queda mucho tiempo de vida. Y a eso me refería también cuando quise incorporar para que nos/los proteja y asesore feministamente”, decía el mail.

La actriz de “Casados con hijos”, agregó: “Y me mandaron todos a freír churros, alegando mil boludeces, que se contradicen con todas las productoras internacionales están haciendo y lo que piensan cuando son proyectos de otros. Me gustaría deslizar después o antes de la frase ‘no va a faltar ocasión’, que lo creo levísimo, un ‘está al caer’ o mejor aún ‘se va a caer’. Ahora que lo pienso, este último bien podría ser el nuevo latiguillo de María Elena”.

Para finalizar, remató: “Si vamos a dar una bosta, se llevarán a sus corazones una bosta”.