NACIONALES

El colmo: el padre Grassi pidió salir de la cárcel por miedo de contagiarse de coronavirus

La “liberación de presos” es el tema que mantiene en vilo a millones de argentinos, por miedo, porque sienten injusticia, entre otros motivos. Ahora, un caso más despertará la bronca de varios: el pedido del padre Julio César Grassi durante el día de hoy.

La defensa del cura presentó un pedido de morigeración al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Morón, fundamentando el pedido en una supuesta afección respiratoria y el caso positivo de coronavirus de un guardiacárcel de la Unidad Penitenciaria N° 21 de Campana, donde está preso el cura. Todavía no recibió una respuesta.

Juan Pablo Gallego, querellante en la causa por abuso sexual​ contra el padre Grassi, dialogó con Clarín y advirtió: “Está condenado con sentencia firme de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En consecuencia, el control de su prisión, excarcelamiento o cualquier modificación debería depender de uno de los dos juzgados de Ejecución Penal de Morón”.

Además, el abogado analizó: “Pero por algún motivo o picardía de Grassi, nunca fue elevado a un juzgado de ejecución, con lo cual el órgano que está a cargo de controlarlo es el mismo que lo condenó: el TOC N° 1 de Morón. Y allí es donde hay un pedido firmado por su defensa en el que manifiesta padecer dificultades respiratorias y se alega que habría un oficial del Servicio Penitenciario Bonaerense​ asignado al penal de Campana que portaría coronavirus“.

También añadió que el pedido de prisión preventiva “está enmarcado en que un ex defensor de Grassi en el juicio por abuso es el nuevo asesor del Ministerio de Seguridad”, en alusión a Miguel Ángel Pierri, quien llegó a estar detenido en 2003 acusado de “encubrimiento” por presionar a una víctima a cambiar su testimonio para favorecer al cura.

Para finalizar, Gallego opinó que la “condición de delincuente sexual de Grassi impone que de ningún modo puede obtener la excarcelación”.

Fuente: Clarín

Tags
Back to top button
Close