Mirtha Legrad transita uno de los momentos más tristes de su vida: su adorada hermana, Goldy falleció y no pudo despedirla. La conductora de los almuerzos sólo publicó un aviso fúnebre en los diarios ante la imposibilidad de concurrir al cementerio por el protocolo sanitario del coronavirus. Luego de algunos días, Marina Calabró reveló un detalle desconocido hasta el momento: el guiño secreto de las gemelas para saludarse al aire sin que nadie más lo supiera, ni siquiera la producción.

Este curioso hecho sucedía muy a menudo en el programa de la diva, cuando se sentaba en el escritorio a leer los saludos y realizar agradecimientos. Allí solía aparecer frecuentemente una fiel seguidora. Una vecina del Gran Buenos Aires a quien Mirtha solía prestarle más atención que al resto.

Según contó la periodista en el ciclo Confrontados, “cuando Mirtha leía los mensajes y decía ‘Paula, de Olivos’, quien se lo enviaba era Goldy. Para entender esto, hay que tener en cuenta que el verdadero nombre de la ya fallecida, era María Aurelia Paula Martínez Suárez y la ciudad donde vivía era en Olivos.

Calabró terminó confesando que este secreto lo sabía por sus padres, Juan Carlos Calabró y Coca, muy amigos de las dos hermanas. Incluso, Marina también señaló que tras leer alguno de los mensajes en cuestión, Mirtha hacía un gesto imperceptible para que Silvia entendiera que había captado sus palabras.