Hace dos semanas, Cande Tinelli tuvo una “Fashion emergency” y aseguró: “Soy un cuco, doy miedo. No sé ustedes, yo necesito urgente ir a Duilio (por su cirujano, que se especializa en inyecciones de colágeno en los labios), a Mai (dedicada a las extensiones de pestañas), a Braverman (el dentista), realmente es preocupante”.

Dos días atrás, aburrida durante la cuarentena, la hija de Marcelo Tinelli tuvo un fallido cambio de look, al intentar teñirse de rubio ella sola. “Tusam siempre nos dijo: ‘Puede fallar, no lo hagan en sus casas’. Yo lo ignoré. Perdón Tusi por no escucharte, perdón”, escribió en su cuenta de Instagram. Luego, agregó: “Cuando intentaste ser rubia en casa, pero sos medio pony salvaje”.

Cande Tinelli, hoyA Cande Tinelli no le bastó con el rubio y se aventuró a probar un nuevo color. “Chizito. Esto es un peligro”, publicó esta vez, junto a una fotografía, con el nuevo look y haciendo referencia a que este nuevo tono anaranjado/rojizo en su cabello es muy similar al packaging de una reconocida marca de chizitos.

https://www.instagram.com/p/CADraQzhhqG/?utm_source=ig_embed

Cabe destacar, que según lo que se ve en las fotografías recientes, Cande no habría respetado la cuarentena obligatoria, ya que, al parecer pudo solucionar sus “problemas” estéticos: sus extensiones de pestañas intactas y sus labios nuevamente rellenos.

https://www.instagram.com/p/B_-Ri3bBOjw/