Morrison, el hijo de Jimena Barón y Daniel Osvaldo, abandonó el hogar materno para reencontrarse con su papá, en medio de la cuarentena, tras dos meses sin verse. Al parecer, Barón se sintió afectada por esta repentina ausencia y expresó sus sensaciones al respecto.

Ahora, la artista hizo catarsis a través de su cuenta de Instagram porque resulta ser que su hijo, no quiere regresar con ella a la casa. “No puedo competir con la casa de mi ex, por ende, mi hijo no quiere volver a mi casa porque no tengo pasto, ni metegol, ni pool, ni una mierda”, comenzó.

Luego, Jimena Barón hizo un poco de mea culpa: “Así que estoy acá, sola, y no puedo juzgarlo porque con el humor de mierda que tengo, tampoco le voy a exigir que venga a pasar la cuarentena conmigo. Pero si la pregunta es si voy a tomar vino todas las noches, la respuesta es sí”.

Tras esa declaración, agregó: “Es una decisión, hay gente que empieza astrología online, hay gente que empieza terapia online, que lee, que medita, yo voy a tomar vino todas las noches”, expresó Jimena, mentalizándose que no verá a Momo por un par de días más.