Un aberrante y perverso hecho sucedió en el asentamiento barrio Nueva Esperanza de General Güemes, provincia de Salta. Una madre jugaba a las cartas y si perdía, dejaba que los presentes violen a sus pequeños hijos. Los desgarradores gritos de los pequeños alertaron a tres vecinas que decidieron valientemente, hacer la denuncia correspondiente.

Según publicó un medio de esa provincia, una de las mujeres detalló lo sucedido en las redes sociales. El juego perverso de cinco hombres, tres adolescentes y dos mayores, consistía en hacerle perder la partida a la mamá desalmada e iban desvistiendo a los niños hasta que finalmente eran violados por todos.

“Si perdía el juego de las cartas, los chicos debían desnudarse (y luego eran abusados)” , graficó el lunes una vecina y testigo de los hechos.
Otra habitante del barrio dijo que escuchó los desgarradores gritos de una niña que estaba siendo violada y a su propia madre que la calmaba diciéndole “te va a doler, pero tenés que aguantar”, aunque la vecina aclaró que utilizó otras palabras más violentas.
Gracias a la intervención de las tres vecinas, la Policía llegó en silencio al lugar de los hechos y permitió detener a la incalificable madre junto a tres adolescentes y un mayor. Además, secuestraron colchones con manchas de sangre, alcohol, vino, gaseosas, cigarrillos y una jarra que contenía unos tres litros de vino con gaseosa que estaban ingiriendo mientras jugaban la partida de cartas.