La cuarentena sigue dando tiempo para la reflexión y la transmisión de mensajes positivos a través de las redes sociales. Así lo hizo Ricky Martin desde su cuenta de Instagram, en donde tiene más de 14 millones de seguidores.

Junto a una serie de fotografías, el cantante expresó: “Hoy comienzo el día 60 desde que empecé mi cuarentena. No quería compartir la montaña rusa que este confinamiento ha sido para mí. Pero dado que el foco en la televisión con respecto a este virus parece solo estar centrado en la importancia de mantener su sistema inmunológico fuerte, evitando hablar sobre la salud mental en momentos de crisis y las luchas que lo acompañan, decidí abrirme para dejarte saber que no estás solo”.

En la publicación, Ricky Martin explicó cómo fueron los primeros momentos: “Las primeras dos semanas fueron increíblemente abrumadoras para mí. Me sentí paralizado. El duelo fue intenso. Estaba pasando por todas las fases: negación, ira, tristeza, aceptación, y luego regresé a la negación en una hora. Las cosas iban a ser diferentes y no podía hacer nada para evitarlo. Qué arrogante de mi parte. El tiempo que pasamos creando una estrategia para lo que sería el 2020 se colapsaba frente a nosotros. Lo que fue, nunca será. Para mí, ese fue un concepto difícil de entender”.

Además, el artista se refirió a la situación con su familia: “Mi terrible y agotadora necesidad de actuar despreocupado y calmado en momentos de estrés frente a mi familia, para que no se alarmen, especialmente los niños, tampoco ayudaba”.

Luego, Ricky agregó: “A eso, añádele la poca o mucha información, o más bien desinformación, que nos llegaba de parte de nuestros líderes. Obviamente, sentía que la cabeza me iba a explotar. Estoy seguro que yo no fui el único que se sintió así en esos días. Necesitaba detener todo y concentrarme en mí, en nosotros”.

El cantante decidió aportar su cuota de positivismo y escribió: “Si pensamos en ello, estoy seguro que estamos de acuerdo en que lo último que queremos hacer es ‘volver a la normalidad’. Estoy listo para la nueva normalidad. Sí, la incertidumbre de no saber cómo será puede ser desafiante, pero estoy seguro que será mejor que la ruta que estábamos tomando”.

“Nuestras acciones (son) fueron catastróficas, pero no estábamos (estamos) escuchando las señales. Y luego, un día, el mundo, la vida, Dios, el cosmos o como quieras verlo o llamarlo, nos obligó a apartarnos del camino y nos encerró en nuestras casas porque evidentemente, la forma en que actuábamos, interrumpía el flujo natural de las cosas. El mensaje era contundente, no solo yo tenía que parar, todos teníamos que parar”, profundizó.

También aprovechó su posteo para hacer una confesión: “Pasaron unos días y ya no sentía tanto aquella presión. Mi esposo me mostró algunas fotos de lo que sucedía en todo el mundo cuando nosotros (las personas) no estábamos. El mundo comenzó a sanar. Como que ahí pude ver el plan divino detrás de todo esto. Entonces, en mi mente, las cosas se aclararon. Comencé a sentirme menos ansioso. Pude trabajar un poco más, poco a poco”.

Por último, Ricky Martin explicó cómo se las ingenia para seguir trabajando: “Llamé a mi equipo y comencé a hacer música. Sabía que esta pandemia y la tormenta de emociones me iban a ayudar creativamente. Sentía que lo que necesitaba era despertar. Ahora estoy loco por mostrarles (en cualquier momento) lo que hemos estado trabajando en estos tiempos extraordinarios”.