Hace unos días, se supo que la defensa de Vicky Xipolitakis avanzó con una medida cautelar para solicitar arresto domiciliario de Javier Naselli por “lesiones agravadas”. “Conforme a la veracidad de los hechos investigados y a efectos de asegurar la comparecencia del requerido proceso, solicito disponga el arresto domiciliar o prohibición de la salida del país”, expresó Martín Francolino, el abogado.

Cabe destacar que, Salvador Uriel, el hijo que la expareja tiene en común, también sufre las consecuencias de esta situación. Tiempo atrás, la vedette reveló: “Desde que me separé me mantiene mi papá. El siempre me trae todas las cosas, pero como tiene 60 años y es grupo de riesgo ahora me manda las cosas. Otra cosa que me ayudan mucho son los canjes. Lo único que me interesa es proteger a Salvador. No quiero que le pase nada”.

Ahora, Vicky Xipolitakis hará una demanda millonaria contra su ex. La rubia exigiría 28 millones de pesos, luego de que su abogado, Martín Francolino, dijera que Naselli cobra medio millón de dólares por mes.

En el documento al que accedió Teleshow, la griega pide a la Justicia que “se condene al accionado a abonar la suma de veintiocho millones de pesos, o lo que más o menos resulte de la prueba a producirse en autos, en concepto de compensación económica, más sus intereses y las costas de este juicio”.

Otro fragmento se refiere a la situación laboral de Xipolitakis: “tomó la decisión de acompañar al demandado y radicarse en los Estados Unidos, influida por la permanente presión psicológica que él ejercía para que abandonara su trabajo”.

Además, el documento registra las acusaciones que recibía la actriz: “fueron constantes las presiones para que abandonara sus obligaciones laborales argumentando que trabajar de actriz o vedette era ‘lo mismo que ser puta’”. En el texto asegura que “el demandado temía que las actividades de la actora perjudicaran su carrera como alto ejecutivo del mundo de las finanzas”.