NACIONALES

Fruta oxidada: 6 trucos fáciles para evitarlo

La fruta oxidada no significa que está en mal estado pero reduce sus características beneficiosas. La pérdida de la funcionalidad de las vitaminas es una de las más importantes, además de su capacidad antioxidante. Las frutas que más se oxidan son las manzanas, las bananas, las paltas, las frutillas y las frambuesas. ¿Qué hacer para que conserven su color, aroma y sabor?

“Al retirar la piel se daña su estructura celular y al entrar en contacto con el oxígeno reaccionan oscureciéndose. A este proceso se le conoce como oxidación y causa la degradación de los compuestos fenólicos, reduciendo su capacidad antioxidante”, detalla la licenciada Miriam Chahwan, nutricionista (M.N. 2.726).

Para evitar la pérdida de nutrientes, lo más aconsejable es cortar la fruta con un cuchillo que no sea de metal y comerla inmediatamente. Pero si ya se cortó y no se va a comer, la nutricionista comparte estos consejos para reducir la oxidación:

  1. Después de cortar la fruta, rociarla con unas gotitas de jugo de limón o de naranja. El ácido de los cítricos retrasa la oxidación.
  2. Usar preferiblemente recipientes de cierre hermético.
  3. Cortar las manzanas en trozos y después volver a recomponerlas de forma que las partes no entren en contacto con el aire. Se puede colocar una goma elástica para sujetarla.
  4. Usar bolsas de plástico de cierre hermético, como las que venden para congelar alimentos, pero asegurarse de sacar todo el aire antes de cerrarla.
  5. Sumergir los pedazos recién cortados en un bol de agua fría salada (media cucharada de sal por cada litro de agua). Al retirarlos, hay que enjuagarlos con agua natural.
  6. Mojar una servilleta de papel en agua y colocarla encima de la fruta cortada antes de cerrar el recipiente contenedor.

Otro consejo válido para que la palta cortada no se ponga negra es enrollarla en una hoja de lechuga. De esta forma se conservará intacta, sin manchas negras y manteniendo su color verde.

 

Tags
Back to top button
Close