Hace unos días, la China Suárez publicó en su cuenta de Twitter un mensaje referido a las “maquinitas faciales” que son el centro de una polémica en las noticias y entre las famosas. “NO quiero vender ninguna “maquinita” para la cara. Gracias”, había escrito ella.

Cinthia Fernández, que si las vende, decidió salir con los tapones de punta y compartió imágenes de la actriz realizando un tratamiento facial con un elemento de acero inoxidable, con propiedades refrigerantes. La panelista se las mostró a Ángel de Brito, quien se limitó a decir “no, pero si dijo que…”, haciendo referencia a lo que la modelo había negado.

A la China Suárez le enfureció el tweet de Ángel de Brito, y le contestó: “¿Vos ni embarazada dejás tranquila a la gente? Real te pregunto”. El conductor no se quedó callado y aclaró: “Tuiteaste no querer vender maquinitas. Y aparece eso. No te entiendo, pero hablalo con @cinthifernandez”.

Ante el apoyo y consejo de una usuaria, la mujer de Vicuña se sinceró: “Me vengo aguantando que me forreen hace mucho. Se meten conmigo porque saben que no contesto. Y no es que no lo haga porque me falte personalidad, no lo hago porque odio el conflicto”.

Luego, Ángel confesó que la conversación continuó por privado. “Me apareció un WhatsApp de la China Suárez y cuando entré al Twitter, vi un montón de comentarios. Eran en distintos tonos los privados de los públicos: el público era más fuerte, el privado como más tranqui”.

El conductor aclaró que no iba a revelar el contenido del chat pero confesó que le dijo: “nena, bajá un cambio, bajá un poquito, bajate del pony, tranquila, si no hice nada”. Sin embargo, el periodista fue por más al citar otro tweet que compartió la China días atrás.

“No me rompan más las pelotas que estoy embarazada, sin filtro y con menos paciencia que nunca”, había manifestado la actriz. Ante esto, De Brito expresó: “Bueno, si querés hablar de embarazadas, voy para atrás y hablo de las embarazadas… Te puedo hablar de Tobal. Hablame, China Suárez, de Eugenia Tobal. Si vamos a recordar cosas: se separaba de Cabré, que estaba casada y perdió un bebé; y al tiempo Cabré empezó a salir con su compañera de trabajo, que era la China Suárez, casualmente”.

Aclarando las culpas, argumentó: “No digo que no fuera culpa de Cabré, obvio que es culpa del tipo siempre, que es el infiel, pero a ella le chupó un huevo lo que le pasaba a su compañera y a otra mujer. Entonces, ¿qué me hablás de embarazadas?”.

Lejos de terminar su descargo, Ángel fue por más: “¿Querés que te hable de Pampita y del motorhome? A los famosos en general les revienta que uno tenga memoria y que diga las cosas como son en su momento. Cuando conté que Pampita lo fajó a Benjamín arriba del motorhome y que casi la faja a ella, ahí estaba feliz de la vida porque le convenía. ¿Cómo me enteré yo de todo eso? Me contaron dos protagonistas”.

Para finalizar, lanzó, con ironía: “Es mucho más fácil cerrar todo: no muestren su vida. Enciérrense en una palta, en un motorhome, debajo de una manta de Nepal y nadie les va a cuestionar absolutamente nada”.