Durante el fin de semana, se supo que Roberto García Moritán fue el encargado de ocupar el rol de delivery de sus propios restaurantes para poder superar el difícil momento económico en medio de la pandemia y poder pagarles los sueldos a sus empleados. También advirtió sobre la situación que vivirán las pymes.

El marido de Pampita y sus socios, se propusieron pagar a los proveedores y los sueldos para que sigan funcionando sus restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires, La Mar y Tanta. Además, exigió “un poco de previsibilidad” sobre el futuro de la economía del país.

Por otro lado, en una nota radial, Roberto García Moritán declaró: “Tengo un grupo de socios espectacular y todos están poniendo el pecho fuerte. Entendemos todos que es un momento muy difícil y si vas en cualquier momento al restaurante, esté abierto o cerrado, vas a encontrar a alguno haciendo algo que te sorprendería un montón. La otra vez había uno de los socios que podría estar en su casa sin trabajar el resto de su vida, pero estaba tratando de dar ánimos a los chicos de la cocina que estaban un poco preocupados”.

El empresario confesó que ahora se encarga de tareas en las que antes no se había visto involucrado, como atender el teléfono, hacer el delivery, hablar con los proveedores y organizar las compras. “Nada alcanza. La situación es muy compleja y vamos a tener que trabajar muchísimo tiempo para reestructurar las deudas que estamos generando. Estamos pagando solamente los sueldos, aún con la ayuda del Gobierno”, se lamentó.

Luego, García Mortián se refirió a la situación de las pymes: “Vamos a salir todas las pymes muy endeudadas. Estaría bueno que vengan soluciones impositivas y que todos empecemos a entender el mundo que se viene y nos aggiornemos rápido porque va a ser complicado”.

El marido de Pampita también agregó: “Va a haber una post pandemia que va a ser con crisis complejas y espero que haya un pacto social y entendamos que vamos a tener que resolverlo entre todos: trabajadores, sindicatos, gobierno y las pymes. Si no nos sentamos todos juntos en una mesa a pensar lo que se viene va a ser más largo de lo que podamos aguantar. Quiero que haya sentido de unidad”.

Por último, Roberto advirtió sobre la posibilidad de cerrar: “Todos estamos por cerrar, todas las pymes de la Argentina estamos por cerrar. Ya veníamos de años difíciles, ahora estamos por cerrar y hay algo que me parece que estaría bueno que empiece a pasar en este momento: que nos den un poco de previsibilidad sobre lo que se va a venir. Ya entendemos el plan sanitario, y está muy bien, ¿pero cuál es el plan económico? El plan contra el hambre, el plan de rescate, las pymes…”.

“Nosotros estamos acumulando deuda, todos los días que abrimos, trabajamos y luchamos por pagar esos sueldos acumulamos deuda. Ahora, ¿cómo va a ser lo que viene? ¿cuánto tiempo vamos a tener que trabajar para poder pagar esa deuda? ¿cuál es el incentivo para seguir abiertos? Porque somos un sector que tiene 500 mil empleados en la Argentina, es un número importante… ¿Cuál es el incentivo para seguir abiertos si voy a estar pagando deuda cuántos años de mi vida?”.