El cambio de rutinas y hábitos provocado por la cuarentena, sumado a la incertidumbre y la preocupación por el virus, pueden causarnos ansiedad o malestar. Por ello, es muy importante cuidarnos y mantenernos tranquilos para que el encierro no atente contra nuestra salud.

La alimentación es uno de los factores que debemos tener en cuenta a la hora de cuidarnos, ya que determina la energía que tendrá nuestro cuerpo durante el día. Si bien es fundamental llevar una dieta saludable, también es importante equilibrarla con pequeños gustos que nos hagan felices, como por ejemplo, los helados.

Todos conocemos la reconfortante sensación que una cucharada de helado puede provocar en nuestros cuerpos, es por eso que en este artículo detallaremos los beneficios que aporta este alimento a nuestra salud, tanto física como mental.

  • Aporta calcio y vitaminas

Una porción de helado cubre hasta el 15% de los requerimientos diarios de calcio. A su vez, aporta las  vitaminas A, B2 y B6 junto con proteínas, fósforo, magnesio, sodio y potasio.

  • Produce bienestar

Esta sensación proviene de que el helado favorece la producción de serotonina, también llamada “hormona de la felicidad”. Entre los múltiples beneficios provocados por el aumento de esta hormona, podemos encontrar: reducción de la ansiedad, regulación del ciclo de sueño y sensación de calma.

Helado

Además, el helado contiene un aminoácido llamado  triptófano, que también aporta calma y reduce la agresividad. Si bien en este momento las heladerías se mantienen cerradas por la cuarentena, algunas, como Helados Vittore realizan envío a domicilio, en caso de que necesites alegrar tu día.

  • Puede incluirse en una dieta saludable

Gracias a su gran cantidad de nutrientes, se puede incorporar como complemento en nuestras dietas —siempre en su justa medida. En dicho caso, es recomendable elegir los helados artesanales, ya que contienen solo un 6% de grasa.

  • Es para toda la familia

El helado es el postre ideal para que disfruten todos los miembros de la familia. En primer lugar, por la cantidad de nutrientes que aporta —especialmente el calcio— es un alimento ideal tanto para los niños  como para los adultos mayores.  Además, su textura suave y cremosa, hace que sea muy fácil de comer para los más pequeños —y también para algunos abuelos.

Por último, por la gran variedad de sabores que ofrece, se vuelve irresistible hasta para los más quisquillosos de la casa ¡Imposible no encontrar un gusto favorito!

En estos momentos de ansiedad e incertidumbre, mantener una dieta saludable es importante, pero también debemos incluir en ella —en su justa medida— alimentos que no solo aporten nutrientes, sino que provoquen sensaciones de bienestar y felicidad.

Existen muchos recursos para mantener nuestra mente calmada. Darnos un gusto cada tanto, es también una forma de cuidarnos a nosotros y a los que más queremos.