El término “desahogo sexual”, empleado por el fiscal Fernando Rivarola, inunda todos los titulares de los medios de comunicación y las redes sociales. Fueron varios los personajes de la farándula que manifestaron su repudio, pero, sin dudas, el descargo de Lali Espósito fue algo fuertísimo.

A través de un video que compartió en su cuenta de Instagram, la artista expresó: “En casi todas las entrevistas que me hacen, sobre todo últimamente, me preguntan si quiero ser madre, si tengo el deseo, o el sueño, o si lo estoy planeando o deseando. Me dicen jocosa y amorosamente si me imagino una mini Lali, ¿no?, una hija mujer. Yo siempre contesto que trabajo mucho, que no tengo tiempo, o que no es el momento para mí, que me parece mucha responsabilidad”,

Luego, Lali Espósito disparó con munición pesada: “Lo cierto es que me aterra, me aterra -insistió- traer una hija mujer a un mundo en donde fiscales como Fernando Rivarola le llama ‘desahogo sexual’ a una violación en manada. Me da pánico, me da pánico -reiteró- que mi hija desaparezca y que si aparece sea en una bolsa de consorcio, me da pánico ver el nombre de mi hija en un cartel en una marcha de Ni una menos”, declaró.

Pero eso no fue todo, la cantante también apuntó contra el Estado: “Me da pánico este sistema que viola a la víctima otra vez y protege a los violadores. Me da pánico… No voy a decir que pensaría en ser madre entonces cuando estos seres dejen de existir porque sería idílico, no va a pasar, sería muy naif de mi parte pensar eso. Pero sí, por lo menos, sentir que hay un sistema que no apaña, defiende, protege y abraza a seres asquerosos y malignos, como Fernando Rivarola a estos seis violadores”.

Por último, Lali dijo: “En un momento como este de unión entre nosotras, de entendimiento, de lucha, de grito, aparezca un dictamen como este de Fernando Rivarola es un cachetazo enorme. Pero que en vez de hacernos callar, nos haga gritar todavía más fuerte, y sé que eso es lo que va a pasar, porque así lo siento. Voy a gritar cada mas fuerte”. Para finalizar, lo hizo con una contundente frase: “¡No vamos a callarnos!”.