Tras la polémica generada por el anuncio del presidente Alberto Fernández acerca de la intención de propiedad expropiar Vicentín, una de las principales procesadoras y exportadoras de granos. Se refiere a una decisión suya y nada Cristina kirchner Aunque aclaró que la situación es excepcional y que no lo harán con otras compañías.

También negó que el gobierno como política quedarse con empresas privadas, también afirmó que la decisión no es comparable de ningún modo con cualquiera de esas medidas de la historia reciente en otros lugares del mundo. Haciendo alusión claro ejemplo de Venezuela, que empezó expropiando empresas y hoy tiene un 95% de su población en medio de la pobreza.

Hay que tener en claro que lo de Vicentin en una decisión excepcional, el estado no se puede hacer cargo de la economía privada. Se puede hacer cargo de una situación como ésta. No esta en la cabeza de ninguno nosotros andar expropiando empresas, la excepciónalidad de esta decisión absoluta” declaro el presidente.

Ayer en una sorpresiva conferencia de prensa Alberto Fernández anunció que el gobierno intervendrá y busca el propia de la empresa Vicentín una de las principales exportadores de granos con aceite en el país. Está en febrero presentó concurso de acreedores a visitar una deuda de 1300 millones de dólares.

El Presidente aseguró que prefiere llamar “ley de rescate” y no expropiación a la medida porque “Vicentín es un operador muy importante del mercado y lo que queremos es rescatarlo”.

“No estamos expropiando una empresa próspera, estamos expropiando una empresa en quiebra virtualmente, porque está en concurso de acreedores. Si la empresa estuviera funcionando normalmente, no hubiera pensando en nada de esto. Esa es la diferencia entre nuestra decisión y cualquier política intervencionistas o socialistas. Por eso me gusta hablar del rescate de Vicentin, es una empresa quebrada por la mala administración de los últimos años, donde hubo un festival de créditos”.

 

Alberto Fernández explico  diferencias

El Presidente diferenció Alberto Fernández, además la situación de Vicentin con otras empresas que tienen dificultades: “No es lo mismo lo que se hizo con SanCor o con Cresta Roja con lo que hicimos ayer… lo que hacemos con Vicentin es hacernos cargo; en SanCor y Cresta Roja hubo auxilios financieros que no terminaron bien ni lograron los objetivos que se habían planteado”.

Tras insistir en que no está en su proyecto político quedarse con empresas privadas, dijo que no le da vergüenza decir que es “capitalista”.

“Quien me conoce sabe que soy un hombre que cree en un capitalismo más justo, pero que cree en el capitalismo. A mí no me da vergüenza decir que soy un capitalista, sí me da vergüenza decir que el capitalismo en el que yo creo se fue transformando y se volvió financiero, sin contenido ético. Y eso me avergüenza. Y los que creemos en el capitalismo debemos revisarlo”, sostuvo.

“Pero esto no es comparable de ningún modo con cualquiera de esas medidas de la historia reciente en otros lugares del mundo y que no tiene que ver para nada con la vocación y la excepcionalidad que ha tenido esta medida”, siguió Fernández en una entrevista de casi una hora.