En medio de la cuarentena, Jimena Barón se mudó a la casa de su ex, Daniel Osvaldo. Durante estas últimas dos semanas estuvo en el ojo de la tormenta de la prensa por la decisión que había tomado. Los rumores de una reconciliación se esparcieron rápidamente y ella no los había negado.

Ahora, la cantante regresó a su hogar. En un video en su cuenta de Instagram, explicó por qué volvió: “No estoy embarazada. No volví con nadie”, comenzó. “Estoy con un tratamiento en el hombro. Me lo lastimé, ayer me lo pincharon, y tengo que seguir yendo”, aclaró luego.

Sobre la relación que mantiene con Daniel Osvaldo, Jimena Barón declaró: “Y está todo bien… Siempre que el papá de mi hijo me dé lugar y muestre predisposición, voy a estar con una sonrisa enorme (y un vino). Viví toda mi vida con papás que se llevaron como el culo y duele. Haré siempre todo lo posible para regalarle otro capítulo de papás a mi hijo”.

Ante una posible reconciliación, la artista manifestó: “Pasar de página no significa olvidar, ni dejar de tener las cosas claras. Significa remendar lo roto, sanar. Todo lo que sea sanar y sentir mejor será bienvenido, decisión 2020. Y para mí es un regalo también que me hago a mí misma porque todos merecemos sentirnos mejor con la fórmula que nos haga más felices”.

Además, Jimena pidió que “dejen de flashear que ser famosa es tener que ser ejemplo constante”, y habló de su historia personal. “A mí me va como el orto en el amor. Me van a conocer 23 tontas más y 24 cobras. Y seguramente un álbum lleno de canciones a más pelotudos que me rompan el corazón”.

“Me verán empoderada y me verán llorando como una idiota, en loop, dueña de mi vida y rogando migajas rancias de amor. Soy las dos. Perdón”, finalizó Barón.