Gaston Sessa es recordado por su extensa trayectoria en el fútbol argentino, pero sobre todo por una polémica conducta dentro y fuera del campo del juego.

El Gato colgó los guantes de manera definitiva en 2018 , con 45 años y reapareció esta tarde en los medios en una entrevista a 90 Minutos de Fútbol, el canal emitido por Fox Sports que conduce Sebastián Vignolo.

Y entre tantas cosas, Sessa contó algo desconocido de su vida. Según mostró en cámara, una mala praxis le dejó los dedos disparejos y flexibles, dejando su mano no apta para impresentables.

El ex-Vélez tuvo que ser operado en España tras ser pisado por un jugador del Salamanca. “Me hizo una fractura expuesta en el dedo meñique de la mano izquierda. Me operaron en la isla (Las Palmas) y así me quedó”. Entre risas, dijo que “supuestamente el doctor era el mejor cirujano de la isla. Un chanta”.