Hace 20 años la telenovela Yo soy Betty, la Fea se consolidaba como la más exitosa de los últimos años. La historia de Beatriz Pinzón Solano enamoró a millones que seguían sus desventuras por considerarse un “patito feo” con poca suerte en el amor. Su fama volvió a salir a la luz cuando Netflix y otras cadenas volvieron a transmitirla. Ahora, la vida de los actores del elenco se volvieron a viralizar y se revelaron algunos secretos que ni el más fanático imaginaba.

El drama colombiano no solo fue traducido en más de 30 idiomas, sino que la transmitieron en 180 países, fue doblada a 25 idiomas y alcanzó el récord Guinness en 2010 al ser la novela más exitosa del mundo. Su versión original fue emitida en toda Iberoamérica con gran éxito e increíbles niveles de audiencia.

La novela trata la vida de Beatriz Pinzón Solano, una mujer real que ingresa a la industria de la moda, un entorno en donde logra hacer la diferencia por su inteligencia. Su insistencia en hacer las cosas correctas y conquistar a su jefe termina con un final feliz cuando los protagonistas se casan y tienen una hija.

Betty siempre estuvo acompañada de su inseparable amigo Nicolás Mora, que interpretaba al personaje de Mario Duarte, un economista desempleado y único aliado de Beatriz, a quien conoce desde que son niños.

Sin embargo, resulta que en la vida real ambos tenían una relación mucho más cercana de la que todos creían. Mario Duarte (Nicolás Mora) fue novio de la también actriz Verónica Orozco, quien es hermana de Ana María Orozco (Beatriz Pinzón).

Aunque el amor de Mario y Verónica no fue para toda la vida, duró cuatro años. Fueron pocos los que conocían este vínculo, sobre todo, los seguidores de la telenovela. De hecho, esta relación ya existía cuando empezaron las grabaciones de Yo soy Betty, la fea

.

 

Fuente