Mientras el matrimonio de Kim parece estar cayéndose a pedazos, Kourtney Kardashian podría estar viviendo una buena época a nivel emocional y familiar junto a Scott Disick.

La dueña de Poosh y el empresario fueron vistos pasando un espectacular día de playa junto a dos de sus hijos, Penélope y Mason, y además incluyeron en el plan a su pequeña sobrina, North West.

Fue en una playa de Malibú, California, donde Kourtney y Scott fueron capturados por los paparazzis siendo un poco más cercanos de lo habitual desde que se separaron. Con esto, se vuelven a encender las alarmas de una posible reconciliación.

De igual manera, se pudo observar que Kardashian y Disick tienen una relación estupenda con sus retoños, todo a juzgar por las fotos que demuestran, como mientras caminaban, impulsaban a su pequeña a dar saltos.

La presencia de North West en el paseo familia de la estrella de reality podría deberse a la gran crisis en la que se encuentran sus padres, todo gracias a un fuerte episodio de bipolaridad que está experimentando Kanye West.

Hace unas semanas, la mayor del clan Kardashian Jenner develó a “Vogue Arabia” la razón por la que decidió ponerle fin a su participación en el reality familiar que los supo catapultar a la fama de la que hoy gozan:

“He empezado a sentirme incompleta. La serie se ha convertido en un ambiente tóxico para mí”.

Por otro lado, la estadounidense reveló que el hecho de estar filmando el reality no le permitía poder tener tiempo libre con sus hijos, ya que solo le quedaba un día a la semana sin actividades ni trabajo para poder estar con ellos.


Fuente MinutoNeuquen