La última tapa de la revista Caras despertó una enorme polémica al referirse a la silueta de la princesa Amalia, la hija de Máxima Zorreguieta, con un término estigmatizante. “La hija mayor de Máxima de Holanda luce con orgullo su look ‘Plus Size’”, dice el título de la nota, que en inglés quiere decir “talle grande“.

Tras la enorme discusión desatada en las redes, Liliana Castaño, directora de revista Caras, escribió esta miércoles un extenso descargo.

Quisimos mostrar el gran momento de una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de ‘mujer real’, pero no pudimos evitar la polémica. Abolir la perfección que nos esclaviza. Rescatar una historia de superación. Ese, fue el objetivo de nuestra última tapa.

En los últimos días, Oriana Sabatini, harta de la idealización y con ganas de andar más liviana y no de kilos, le pintó exhibir lo que menos le gusta de su cuerpo y escribió en su Instagram qué es lo que le hubiera gustado ver cuando era adolescente, porque la hubiera ayudado mucho. Después de 10 años de convivir con trastornos alimenticios y de su último atracón, la hija de Cathy Fulop, liberó sus fantasmas y los de millones de almas.

La princesa Catalina Amalia, princesa de Orange, princesa de los Países Bajos, heredera al trono por ser la hija mayor del rey Guillermo y de Máxima Zorreguieta, con todos sus títulos reales no pudo esquivar el bullying y su historia puede resultar inspiradora. Su fortaleza, cómo sobrellevó ser la princesa “plus size”, cómo la llamaban en Holanda y el apoyo de su familia, es lo que revela la nota.

Leer todo el texto ayudará mucho a un debate constructivo. La fugacidad de quedarse sólo con la lectura del título puede ser mezquino o quizá alcance para ejecutar la dosis de sentencia diaria.

Nuestra tapa es a favor de tirar por la borda todo aquello que nos esclaviza y estigmatiza. Nuestra intención, a lo largo de casi 28 años de vida, ha sido rescatar lo que inspira, visibilizar la inclusión y darle voz a los que muchas veces no tienen el merecido espacio.

Quizá, si el protocolo real no le hubiera prohibido el uso de las redes sociales, Catalina Amalia hubiera likeado el posteo de Oriana“.

Liliana Castaño, Directora de Revista Caras.

 

Fuente MDZOL