Las intensas lluvias y nevadas registradas en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, en uno de los inviernos más duros de los últimos 20 años en la Patagonia, provocaron graves inconvenientes en las zonas urbanas, donde se registraron temperturas de hasta 20 grados bajo cero y más de un metro de nieve acumulada que también afectaron rutas y caminos de la región que debieron cerrarse.