El informe de los peritos asegura que el padre recibió 15 puñaladas al momento de ser asesinado. Todas realizadas con un cuchillo que no estaba en la escena del crimen y que los investigadores estaban buscando desde hace unos días.

Los trabajos de rastrillaje se realizaban sobre el canal sur, zona donde se cree el homicida habría descartado el arma blanca tras matar al padre Oscar Juárez la misma noche de los hechos.

Una vecina de la zona, enterada de lo que pasaba, se presentó en la seccional 3° y entregó un cuchillo con funda.

Según explicó, un hombre en situación de calle conocido como “Lágrima” se lo vendió el jueves 16, dos días después del crimen. Esta persona le había comentado que lo encontró debajo del puente que está cerca del shopping El Portal.

La mujer agregó que el cuchillo tenía restos de sangre y que ella lo lavó y luego lo utilizó para cocinar. No obstante, mediante pericias de laboratorio podría recuperarse algún material genético que termine de confirmar las sospechas.

En principio sería el arma homicida. Esa certeza se desprende de los resultados de la autopsia, los cuales indican que las heridas que presentaba el cuerpo coinciden con las medidas de la hoja del cuchillo hallado.