Mucha polémica se armó en torno a lo que fue la publicación de la tapa de la revista Caras acerca de la princesa de Holanda, la argentina Máxima Zorreguieta, pero principalmente sobre su hija Amalia y las palabras utilizadas para con ella en cuanto a su aspecto corporal. Pero ahora, el escándalo subió un nuevo nivel ya que se descubrieron epígrafes con otros descalificativos para la joven adolescente.

Hay que decir cómo fue el título que eligió colocar el medio, en la cual se refirió a la hija de la princesa de Países Bajos. «La hija mayor de Máxima luce con orgullo su look ‘plus size’», reza. Y luego muestra la siguiente bajada: «Amalia, la heredera del trono de Holanda, víctima del bullying, enfrenta las críticas con fortaleza y el incondicional apoyo de sus padres. Una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de ‘mujer real’».

No alcanzó con ello, que quienes compraron Caras notaron más comentarios ofensivos hacia el cuerpo de la hija de Máxima Zorreguieta. “Desde hace años, la hija de Máxima y del rey Guillermo lucha contra las críticas por su sobrepeso. A los 16, la adolescente posó en su Palacio Huis Ten Bosch y se mostró feliz con sus ´redondeces´”, deslizaron. En el camino de la estigmatización, se animaron a decir que era la preferida de su abuela, la ex reina Beatriz, ya que se ve reflejada en ella porque “heredó la contundencia física de los Orange”, lanzaron.

La aclaración de la directora de la revista Caras sobre la polémica tapa

Liliana Castaño, quien comanda la dirección de la revista, emitió un comunicado a los medios de comunicación referido a lo que buscaron exponer. “Quisimos mostrar el gran momento de una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de ‘mujer real’, pero no pudimos evitar la polémica. Abolir la perfección que nos esclaviza. Rescatar una historia de superación. Ese fue el objetivo de nuestra última tapa”, sostuvo.

Posteriormente, quien dirige Caras cerró de esta manera su defensa. “La princesa Catalina Amalia, princesa de Orange, princesa de los Países Bajos, heredera al trono por ser la hija mayor del rey Guillermo y de Máxima Zorreguieta, con todos sus títulos reales no pudo esquivar el bullying y su historia puede resultar inspiradora. Su fortaleza, cómo sobrellevó ser la princesa ‘plus size’, cómo la llamaban en Holanda y el apoyo de su familia, es lo que revela la nota”, selló.