ESPECTÁCULO

Karina La Princesita relató con lujo de detalles el bullying que sufrió cuando era chica

A tan solo horas de debutar como jurado en el Cantando por un sueño 2020, Karina La Princesita se animó a compartir un aspecto poco conocido de su vida. La artista de 34 años recordó con angustia las constantes agresiones que recibió por parte de sus compañeras en el colegio. Lo hizo en un contexto bastante particular. La semana pasada, la hija que comparte con el Polaco escribió una carta en la que asegura que sufre cyberbullying y las sensaciones que vive tras esos episodios.

La cantante le brindó una entrevista a Agarrate Catalina y se animó a contar su propia experiencia con este tipo de conductas en su contra. “¿Vos también alguna vez contaste que tus compañeritas te encerraban en el baño y te pegaban?”, le preguntó Catalina Dlugi a la reconocida cantante. “Sí, me han hecho de todo en realidad”, confirmó entonces Karina. Ella reconoció el momento cuando cumplió 12 años y dejó de sentirse identificada con su grupo del colegio.

“Antes habían sido mis mejores amigas, eso es lo raro. Pero en esa época fue como que empezó a cambiar la generación. Estaba de moda que las chicas se juntaran en la esquina, fumaran, se chaparan a un pibe. Y para mí era como: ‘¡Ay!’. Yo era más aniñada”, relató Karina La Princesita. En ese contexto, ella reconoció que la empezaron a agredir cuando sus compañeras se dieron cuenta de que no se adapta a sus tiempos.

Lee también   La reacción de Paulo Dybala luego de que Oriana Sabatini hablara sobre sus trastornos alimenticios

“Yo participaba mucho en el colegio, calculo que era eso. No sé cómo decirlo para que no quede mal, pero yo no decía malas palabras y era más ‘señorita’, como se decía en ese momento”, contó Karina al intentar reconocer cuáles eran los aspectos de su ser que molestaban a sus compañeras. Entonces, La Princesita recordó que la insultaban y le decían “cosas gravísimas” y “de la peor forma” que se pueda imaginar.

“A veces iba al baño y, cuando me veían, empezaban a venir de a seis o siete atrás mío. Yo decía: ‘Uh, Dios, no puedo ni ir a hacer pipí tranquila…‘ Me empezaban a golpear las puertas hasta que yo salía. Me gritaban: ‘¡Dale salí, salí!‘. Y, cuando yo salía, mandaban a la más chiquitita a que me pegara un cachetazo. Entonces, yo me defendía y venía la más grandota, que me agarraba del cuello y me ponía contra la pared”, relató con crudeza la artista. Además, reconoció que en aquellos años no recibió ningún tipo de ayuda del colegio y que no llevaba esos problemas a casa.

Back to top button
Close