MUNDO

Tiene 13 años, fue violada en una pijamada y debieron practicarle un aborto

Una niña de 13 años tuvo que abortar después de ser violada en una fiesta de pijamas en Manchester, Inglaterra. La víctima no contó la historia de inmediato porque estaba asustada. Pero cuando el embarazo llegó a los dos meses, la joven tomó la decisión de abortar y revelar el nombre de la persona que había cometido el abuso sexual durante la pijamada. El nombre de la víctima fue preservado.

La niña hizo una declaración desgarradora que fue leída en Minshull Street Crown Court, Manchester. Ella dijo: “Cuando sucedió por primera vez, tenía miedo y no quería contarle a nadie sobre eso. A la mañana siguiente me sentí diferente y me sentí sucia y ansiosa, pero intenté ignorar lo que sucedió y sentí que no podía contarle a nadie”.

“Luego, cuando no tuve un período en diciembre, tuve la sensación de que estaba embarazada. Todavía tengo miedo de verlo y todavía no puedo aceptar la realidad de lo que sucedió”, describió.

Daniel Maughan, de 29 años, fue condenado en Manchester, Inglaterra.

Daniel Maughan, de 29 años, fue condenado en Manchester, Inglaterra.

“Me hizo pasar un infierno, tuve que abortar y luego lo negó todo, Su familia me llamó mentirosa y me gritaron aborto en la escuela”, agregó en una dramática declaración.

Lee también   Conmovedora imagen: un bebé despierta del coma y ríe al ver a su papá

La víctima finalmente le contó a su madre lo que había sucedido en enero de 2019 y llamaron a la policía esa noche. Se hizo una prueba de embarazo que dio positivo y tuvo que abortar el 18 de enero.

El ataque ocurrió en noviembre de 2018 cuando la víctima fue invitada a una pijamada en una casa donde se hospedaba Maughan, aunque las circunstancias fueron reservadas por la Justicia británica. ​Como informó el diario británico Metro, la chica se había quedado dormida en el sofá durante la noche. La joven de 13 años fue entonces despertada por su violador, que abusó de ella.

La noticia de lo que había sucedido se difundió rápidamente en su escuela: pocos compañeros, al principio, creyeron en la historia de la menor. Y la joven abusada fue intimidada en la institución escolar. Algunos compañeros le gritaron “mentirosa”.

El juez Maurice Greene, que condenó a Maughan, tuvo palabras demoledoras para el abusador: “Sus acciones tuvieron un efecto significativo y grave en su víctima y usted hizo de su vida un infierno. Una chica de esa edad no debería tener que pasar por lo que usted le hizo pasar”.

Fuente Clarin

Tags
Back to top button
Close