Desde hace pocos días, más precisamente posteriormente a lo que fue el nacimiento de su tercera hija Filipa, Paula Chaves pidió un apoyo a sus miles de seguidores en las redes sociales por lo que era el mal estado de salud en que se encontraba su abuelo Isaac Chaves, mejor conocido como «Kaki». Recordemos uno de los mensajes que le dejó el último domingo. «En el Dia de los Abuelos… Deseo que te recuperes pronto… Que seas eterno … TE AMO CON EL ALMA ENTERA… vas a estar bien», posteó.

Recordemos que Paula reconoció que está angustiada por el estado de salud de su abuelo. Lamentablemente para la modelo, la angustia se aumenta al no poder acompañarlo en estos momentos debido al contexto que otorga la pandemia. Por lo cual, ella decidió compartir una historia de Instagram con una foto retro y un pedido muy especial. «Les pido un favor, en lo que sea que crean. Pidan por él, que se ponga bien. Manden buenas energías», escribió la conductora.

Sin embargo y por fortuna para toda la familia, el abuelo de Paula Chaves se pudo recuperar después de lo que fueron los días de preocupación por su persona. «Gracias a todos por sus lindas energías… KAKI está en su casa, contándome cuando se enojó porque no le explicaban bien lo que le iban a hacer. Gracias por todo el amor que le enviaron! Le llegó y ya esta en su casa disfrutando de sus 95 vitales años», manifestó desde su cuenta de Twitter.

La reacción de Pedro Alfonso cuando Paula Chaves entró a la sala de parto

De manera reciente en diálogo con «Cortá por Lozano», quien supo participar del «Bailando por un sueño» narró qué le pasó a Peter Alfonso en cuanto ella estaba a muy poco de dar a luz. “Pedro me vio romper bolsa, todo muy fisiológico. Muy lindo, pero estuvo todo el tiempo ahí bancando la parada y en un momento cuando entramos a la sala de parto… no es que le bajó la presión pero como que se desvaneció un poquito”, aseveró.

Por último, Paula Chaves cerró de manera cómica lo que fue el momento en que notaron a Pedro Alfonso convaleciente. “Y ahí el médico me dijo ‘vos ocupate de Filipa que yo me ocupo de Pedro’. Y ahí pensé ‘bueno, listo. Lo van a cuidar’. Igual, él estuvo siempre al lado mío, pero me acuerdo de ese momento del médico diciéndome ‘Paula, no lo cuides más, dejalo. Ahora necesitamos ocuparnos de la beba’”, concluyó.