La pandemia y las circunstancias modificaron el estilo de vida de millones de personas en todo el mundo, hasta la cultura popular jujeña  en este 2020 tendrá un parate.

Los misachicos son característicos de la Puna toda durante el mes de Agosto, coincidente con la creencia mitológica  más importante del norte argentino, la  Pachamama.

En La Quiaca y la región puneña, con la festividad a San Santiago comienzan los Misachicos, eventos que no podrán  repetirse  durante todo  el octavo mes del año.

Es un  mes cargado de relatos de magia e identidad para los pueblos puneños,  se mezcla lo religioso con los rituales ancestrales heredados desde tiempos inmemorables.

Para los alféreces, devotos y pasantes resta únicamente llevar adelante la novena, y compartirla por las redes sociales.

Todos los preparativos para la festividad en honor a las santas imágenes, deberán aguardar otro año, el sonido de las bandas de sikuris ya podrán escucharse  durante las frías tardes puneñas.

Cuando  los  pasantes o esclavos solían partir desde el lugar de encuentro, presurosos rumbo a la Iglesia con la figura a cuestas.

La Quiaca tiene dos celebraciones de gran magnitud, San Santiago y Virgen de Copacabana, que reunían a familias de ambos lados de la frontera, danzarines que cumplían su devoción.

Luciendo ropas de los bailes típicos del altiplano boliviano, también los eventos generan un gran movimiento económico en la región, este año todo eso quedará supeditado al 2021.

Pachamama

El aroma característico de la coa, tampoco se sentirá en los primeros minutos de Agosto, o quizás si para aquellos que lograron comprar sahumerios, importados desde Bolivia.

El precio en la frontera subió, recordado el paso entre La Quiaca y Villazón permanece cerrado hasta nuevo aviso.

Obviamente la suba está fundamentada en que el producto antes tan habitual de conseguir, ahora escasea.

El pedido unánime a la Madre Tierra  de cada jujeño será sin dudas salud, el resto pasará a un segundo plano, el bienestar personal en cuanto a una de las necesidades básicas del ser humano,  hoy más nunca  es trascendente.

Una de las  recomendaciones esenciales  de las autoridades  sanitarias de Jujuy, es la de  ceremonia austera, intima, en casa respetando el aislamiento preventivo, social y obligatorio.

La Pachamama protectora, sabrá comprender las características  juntadas de amigos, cumpas y demás personas, no podrá ser igualmente la esencia de la  veneración permanecerá intacta.

Agosto es el mes de la Pachamama, cuando se celebra el inicio del período de fertilidad de la Madre Tierra y, por ende, durante todo ese mes se realiza rituales y ceremonias de agradecimiento a la deidad generosa.

Desde el 2013, por una ley del Congreso de la Nación cada 1 de agosto Jujuy es “Capital Nacional de la Pachamama”, en virtud del significado que tiene la celebración arraigada en la región.

Fuente: El Tribuno