Lizardo Ponce debutó con una mala noche en el Cantando 2020. En los rating y en los puntajes que le otorgó el jurado a su performance junto a Lucía Villar. Para colmo, él protagonizó el primer cortocircuito juez-participante de esta temporada en el certamen. Lo hizo frente a la enorme experiencia de Nacha Guevara, quien quiso dar una devolución muy breve menospreciando la actuación de Lizardo, pero él no se lo permitió.

La pareja interpretó «Nada de esto fue un error», de Coti. Nacha tomó el título de la canción para la primera parte de su devolución y disparó: «“¿Cómo lo digo? Lucía, tenés buena voz, pero para mí, todo esto fue un error”. Inmediatamente, un 4 se dibujó en la pantalla que corresponde a la experimentada artista. Sin embargo, el influencer no se quedó para nada conforme con sus dichos y le pidió explicaciones.

Lizardo Ponce quiso más precisiones para saber en qué aspectos mejorar de cara a las siguientes galas. «¡¿Para qué pedís?! Ahora se te viene…», se apuró en retarlo Ángel de Brito. Seguidamente, Nacha respondió con lo que Moria Casán definiría después como una «clase de autoayuda». Invadido por los nervios, el reconocido hombre de redes se mostró muy nervioso y al borde de un ataque de llanto en todo momento.

“Estás muy enfocado en tu apariencia y en tu ego y jugas mucho con la pantalla, pero no interiorizas nada de lo que haces. Eso es un trabajo largo y requiere de una decisión que solo vos podés tomar. Mi consejo sería: andá hacia tu mundo interior, que es rico, pero lo desperdicias haciendo pavadas que no te sirven, como la comunicación artificial”, tiró Nacha, pero Lizardo no se quedó callado. «¿De qué pavada hablas? ¿qué pavada hice recién?».

“Sos un chico joven que está en una búsqueda, y eso lo valoro. Pero tenés que ir a tu interior, buscar adentro tuyo. Hay muchos caminos y cada uno tiene que elegir el que le hace feliz. Si a vos te alcanza con el camino de divertirte, me parece perfecto, a mí no”, insistió Nacha. En ese entonces, Yanina Latorre intervino. «Me da risa todo esto, me parece duro para Lizardo, hacerlo sentír mal, porque vino acá, se expone, es una persona joven, divertida, con un montón de cosas a favor y no está bueno tratarlo de frívolo por querer divertir a la gente. Hay gente que amarga a la gente, él hace divertir”.