La primera semana al aire del Cantando 2020 se está llevando a cabo con muchos inconvenientes. En las primeras tres emisiones, el show en el que la productora LaFlia, de Marcelo Tinelli, invirtió muchísimo dinero no estuvo ni cerca de superar a Telefe. Por cierto, el canal de las pelotas está ganando el primetime argentino sin mucho esfuerzo. En lugar de alguna producción en vivo, Jesús, la tira brasilera, está ocupando el primer puesto de los ratings. Además, tienen que manejar dos potencias en el jurado como Moria Casán y Nacha Guevara.

Ya el martes pasado, Pepito Cibrían había pedido que no se cantarán más canciones en inglés luego de que Sofía Morandi y su compañero interpretarán «Rolling in the Deep», de Adele. Este miércoles fue el turno de Nacha y de Moria, dos divas del espectáculo, de apuntar directamente contra la producción del programa en vivo y en directo para todo el país.

Lee también   Inesperado: una empresa reconocida mundialmente se ofreció a abrir la tablet de Natacha Jaitt

También Karina La Princesita se mostró insatisfecha con la producción del programa. El martes apareció con auriculares sin cable para escuchar mejor, ya que en la primera gala no pudo hacerlo de la mejor manera. «Si hubiera escuchado mejor hubiese dado otro puntaje», se excusó la cantante de cumbia. En el programa de la noche del miércoles fueron las dos divas del jurado quienes despotricaron en vivo contra la productora que armó el espectáculo en plena pandemia.

Primero, Ángel de Brito le cedió la palabra a Nacha Guevara cuando la previa del show de Gladys, La Bomba Tucumana junto a su hijo, Tyago Griffo, se estiró demasiado. «Ni los veo ni los oigo, porque para poder verlos tengo que asomarme y salir de mi área de seguridad. Les pido disculpas porque no voy a ser objetiva», aseguró en público la experimentada artista. Por esta razón, ella punteó un 8 para Gladys y Tyago sólo por «simpatía».

Lee también   El sensual escote de Ivana Nadal que despertó los ratones en Instagram

Sobre el cierre del programa, Moria quedó para el último en su devolución a lo realizado por Fede Salles y Cande Molfese. «Tengo el último lugar, lo cual es un quilombo porque soy como un pedo en una canasta. Hablo rapidito y nos vamos. No me puedo extender en mis devoluciones, lo cual no pienso hacer. Porque sino: ¿para qué estoy?», disparó la diva quejándose del mal manejo de los tiempos por parte de la producción.