ESPECTÁCULO

Un participante de Bienvenidos a bordo fue demasiado honesto al conocer a Guido Kaczka

Bienvenidos a bordo fue uno de los programas que debió adaptarse para continuar en vivo en la pantalla de El Trece durante la pandemia. Los juegos del show continúan con participantes en vivo, que en este caso, son taxistas. Los trabajadores esenciales pueden estacionar su auto en la puerta del estudio e ir a esperar su turno para participar por el lingote e intercambiar algunos comentarios con los famosos como Guido Kaczka.

Una vez más, el conductor sufrió las consecuencias de trabajar en vivo con gente del público. En más de una oportunidad el animador fue sorprendido por las ocurrencias de sus participantes. Sin embargo, lo que ocurrió en la emisión del último martes no era para nada esperado. Un hombre llamado Sebastián Fernández llegó para participar del programa en el juego que entrega 20 mil pesos como premio. Pero su comentario se llevó las risas de todo el estudio.

El trabajador se lució silbando una original versión de «Traición a la mexicana» durante treinta segundos. No logró hacer que Guido Kaczka cantase, pero consiguió que la producción le diera el premio chico. Luego, se sometió a las diez preguntas de cultura general y contestó sin problemas hasta que llegó la pregunta nueve. En ese momento, el conductor le pidió que Ximena Capristo se acercara a él con el fajo de dinero del premio.

Lee también   "Me censuraron", la bronca de Jimena Barón tras bajarla de un recital

“Ahora la vas a ver personalmente, decime si se parece la de la tele a la vida real o es distinta”. “Es igual, es igual”, aseguró enseguida el taxista al ver a la Negra. Entonces, a Guido se le ocurrió ir él mismo para ver si el participante lo veía igual o diferente a lo que se aprecia en la pantalla chica. Teniendo en cuenta que los participantes no entran al estudio, Sebastián tuvo que esperar para que el actor llegara hasta su posición.

“¡Pará: te hacía más alto!”, disparó el taxista para generar risas de todo el equipo. “¿Pero para qué voy?”, se recriminó a sí mismo Guido después del incómodo momento. Luego, haciendo gala de sus dotes como conductor, siguió el programa como si nada hubiera pasado. . Y siguió adelante con el juego como si nada hubiera pasado. Sin rencores, el animador lo despidió con aplausos luego de que no pudiera ganar ningún premio en el programa.

Back to top button
Close