ESPECTÁCULO

Un taxista estuvo a nada de ganar un 0 km en Bienvenidos a Bordo y así reaccionó Guido Kaczka

Bienvenidos a bordo vivió un momento muy especial sobre el final de su programa. El show debió readaptarse a lo que permitían los protocolos por la pandemia de coronavirus. En el estudio, Guido Kaczka recibe a taxistas que sirven como trabajadores esenciales en la Ciudad de Buenos Aires. Desde ahí, ellos tratan de sortear diferentes juegos para conseguir el premio mayor: un taxi 0 km con la licencia lista para comenzar a trabajarlo.

A última instancia, Marcelo Crespino, quien trabaja como chófer hace seis años, se anotó para jugar a la ruleta para hacerse con el vehículo. «En la familia somos cuatro, si lo gano yo lo ganamos todos», dijo nervioso y muy esperanzado por la oportunidad que tenía en frente. Había elegido el 24, la fecha de su cumpleaños, pero el destino quiso que la primera ruleta cayera en el 4. En la segunda oportunidad se trataba de encontrar el ascendente o descendente de dicho número, o caer en un casillero denominado «libre» que lo dejaría en la final.

La suerte y el destino acompañaron, porque Marcelo obtuvo el ansiado pasaporte al «todo o nada» en la tercera y última ruleta. «Cuántos nervios», alcanzó a decir Iliana Calabró, una de las invitadas al show, con la voz entrecortada. El concursante lanzó seguro y el disco de la ruleta quedó al lado del que le hubiera dado el taxi y la licencia profesional para trabajarlo. La sorpresa devino en un silencio sepulcral en el estudio.

Lee también   Maeameeeeee: furor en las redes sociales por los altares de Ricardo Fort, el nuevo “santo” de los estudiantes

Inmediatamente, Guido Kaczka buscó la manera de continuar el programa. Incluso más desilusionado que el participante, el animador lo despidió pero antes le dejó una promesa.»No lo puedo creer. Escuchame Marcelo, ¿ahora volvés a tu casa y te están esperando los chicos? Yo te voy a dar regalos para todos y vos se los vas a llevar. No sé qué decirte, te quiero mucho. Hoy no dormimos», dijo.

El dinamismo del vivo le da a Guido una buena cantidad de espectadores noche a noche. Lo cierto es que el también actor rompió una regla de su programa al no dejar que un participante que haya perdido en su juego se vaya con las manos vacías del estudio. En medio de ese desconcierto, Kaczka decidió dar por terminado el programa sin darle el pase a Ángel de Brito y a Laurita Fernández para el Cantando 2020.

Back to top button
Close