En la ciudad de Yerba Buena se concentra una importante actividad social, a partir del funcionamiento de bares y restaurantes, pero también por las distintas disciplinas deportivas que se practican al aire libre. Tal vez por eso, el intendente Mariano Campero manifestó que es muy difícil volver atrás y cerrar los negocios, ante el brote de coronavirus en Tucumán.

“Ya sabemos lo que significa que los comercios y la gastronomía no puedan trabajar, el perjuicio económico que eso provoca. Pero también somos conscientes que es importante cuidar la salud de la gente. Por eso creo que debemos encontrar un equilibrio: economía-salud”, dijo Campero. “Si no tenemos casos de Covid-19 en Yerba Buena, no creo que debamos cerrar los comercios o los bares, en todo caso tenemos que extremar los cuidados y pedirle a la gente que sea responsable y solidario haciendo todo lo que se pida para no tener que volver atrás”, apuntó el intendente.