Brisa, la hija de tan solo 9 años de Fernanda Vives y el ex jugador Sebastián Cobelli, estaba haciendo un vivo desde su cuenta de Instagram cuando su mamá se apareció de repente. Muy furiosa, ella se paró frente a la cámara y expuso a un usuario que había escrito un repudiable comentario durante la transmisión de la niña. Su interrupción en la transmisión tenía que ver con un pedófilo que estaba acosando a la pequeña.

“Voy a bloquear a una persona que hizo un comentario muy, muy malo y habría que denunciarlo. La mamá está mirando todo. Si después me ayudan lo pongo en mi Instagram y lo denunciamos para que los chicos puedan seguir teniendo la libertad de hacer un vivo como lo está haciendo Brisa. No hablo más porque estoy enojada”, dijo durante su intervención. Luego, ella besó a su hija y le permitió continuar con la transmisión.

Tal como prometió, la ex vedette publicó un video en sus propias redes y reflexionó. “Nosotros como padres le damos la libertad (y sobre todo en cuarentena) de que ella maneje su cuenta algunas horas al día y quiero seguir haciéndolo. ¡Obviamente siempre supervisamos todo tanto @sebacobelli como yo! Lamentablemente hoy tuvo un comentario (andá a saber de quién) muy, pero muy desafortunado. ¡Y gracias a Dios nosotros estábamos atentos mirando todo!”, reveló Vives.

Todo parecía que iba a quedara ahí. Sin embargo, algunos mensajes intimidatorios llegaron a la casilla de Fernanda y ella se los tomó muy en serio. Ella intentó que Instagram cierre la cuenta del agresor, pero desde la red social le respondieron que no había probabilidades de que eso suceda ya que «no había infrigido normas comunitarias». Además, este domingo ella reveló la conversación privada que mantuvo con el usuario. Ahí, Vives aseguró que le mandó un audio insultándola.

“Este hijo de mil puta (y también me expreso como quiero ‘señor Instagram’) ahora me amenaza y me escribe a mi Instagram personal y también me mandó un audio”, contó. En el chat, Fernanda Vives le dice que hay “organizaciones gubernamentales y de ciberdelitos” trabajando en el tema. Al usuario no pareció importarle. Se rió, la insultó y le contestó: “Dejaron en libertad a violadores y me van a meter preso por un comentario pedorro… No me hagas reír”.