Desde comienzos de la pandemia, el Instituto Gerontológico San Alberto tomó los recaudos necesarios para evitar que el coronavirus llegue al personal y a los adultos mayores alojados en el hogar.

“Cuando comienza la pandemia, el Instituto empieza a trabajar con protocolos provinciales y nacionales, quitando toda situación que pueda generar el ingreso del virus. Se prohibieron las visitas. Hasta ahora, no hemos tenido una situación compleja”, sostuvo Carla Sánchez, directora del hogar.

En este sentido, Sánchez añadió: “Los 53 adultos mayores están en perfecto estado de salud”. “Los empleados están trabajando con normalidad siguiendo estrictamente los protocolos”, contó.

Por su parte, Nilda Roldán, directora de Adultos Mayores, indicó: “A lo largo de este proceso de aislamiento y al disminuir el contacto con sus familiares y voluntarios, vimos que se iba a dar una situación de estrés. Hay momentos en que están más tristes, pero saben que esto es para su bien. Tienen apoyo del psicólogo para mejorar su estado de ánimo”.