En cualquier ámbito de la vida, las figuras más destacadas también tienen sus maestros y sus influencias y Pep Guardiola siempre respetó y admiró a Marcelo Bielsa desde mucho antes de convertirse en el mejor entrenador del mundo gracias a su brillante Barcelona e incluso previo a iniciar su carrera como DT visitó al Loco y estuvo reunido con él durante once horas en una charla que hasta el día de hoy recuerda y tiene una aclaración para realizar sobre una frase que trascendió de aquel encuentro pero con la autoría equivocada y que destierra el mito que al rosarino no le importa ganar como muchos le achacan.

“La anécdota no es así. Estuvimos once horas y nunca voy a poder agradecerle a Marcelo cómo me trató porque yo no era nadie, no entrenaba ni al filial, no había ni sacado el carnet de entrenador y me recibió y fue maravilloso cómo me trató, igual que Menotti unos días antes pero cuando hablábamos de los medios de comunicación fui yo que le dije ‘si tanto nos quejamos de este mundo que no nos deja a veces vivir’ le dije ‘cómo es es que no diriges a un juvenil o un equipo más amateur y olvidas el mundo profesional’ y él fue el que me respondió ‘necesito esta sangre'”, contó el DT del Manchester City en una entrevista con DAZN.

Sobre esas palabras y lo que fue su vida profesional como DT del Barcelona, Bayern Munich y Manchester City, el español expresó que ahora entiende su significado: “Yo creo que todos la necesitamos, si no nos vamos para casa. Esta profesión es muy adictiva, te ayuda a vivir al límite de todo, en lo bueno y en lo malo. Tú tienes que tener luego la capacidad para bajar en los grandes momentos de excitación y en los malos animarte. Cada tres días te destrozan o te ponen como el creador que ha cambiado el fútbol inglés. No es una cosa ni es la otra pero se hace ese hábito al querer ganar, al seducir a los jugadores, que ellos te sigan, cuanto aprendes de ellos y ellos de ti. Esa cosa tan adictiva te hace seguir, que es esa sangre que Marcelo decía. Me gusta aclararlo porque siempre pensé que él podría creer que le robé esa frase”.

Y sobre esta cuestión que viven los entrenadores, contó cómo lo vive de manera personal aunque en realidad siempre ha cumplido sus contratos: “Cuando te echan dices bueno, voy a descansar un tiempo porque ha sido una época muy dura y a los cuatro meses estamos esperando a ver quién nos llama y nos convertimos en esos actores de cine que esperan en casa la llamada del director para un proyecto para hacer una película”.




En esta Nota

  • Pep Guardiola
  • Marcelo Bielsa