Susana Giménez sigue disfrutando de su estadía en Uruguay. La diva decidió seguir en el país vecinos luego de evaluar algunas opciones. 

En las últimas horas, Susana tuvo que confesar que aunque ya pasaron 120 días le cuesta incorporar el accesorio clave en esta temporada de pandemia. “Salimos sin barbijo. No se puede…”, le dijo preocupada a su hermano Patricio en cuanto se dio cuenta de que estaba en la calle y había olvidado el tapabocas.

Pero claro, acostumbrada a decir todo lo que piensa, Susana se despachó contra la máscara: “Odio el barbijo, porque se me clava en la cara”, dijo. Sin embargo, sin dudarlo dio media vuelta y volvió al auto para buscar el suyo.

A pesar de que no le gusta, reconoce que es importante usarlo. “Qué le vamos a hacer, aunque de fiaca es la única forma…”, sentenció.

 

Temas

Fuente MDZOL