Seguimos con los relevamientos en tiempos de distanciamiento social, donde nuestros amigos nos cuentan acerca de distintos espejos donde se puede realizar la práctica de la actividad piscatoria. Uno de ellos, es laguna San Luis, a 34 km de San Carlos de Bolívar y que tiene la particularidad de haber estado muy cerca de desaparecer y hoy entrega una variada pesca de distintas especies: pejerreyes, bagres, moncholos y carpas. 

2907_PESCA_PEJERREYES_JUNIN
Leé también

En Junín volvieron Gómez y los buenos pejerreyes

El predio vivió sus tiempos de apogeo durante 45 años, desde aquel 22 de julio de 1959, cuando inaugura el Club de Pesca Las Acollaradas su espacio a orillas de la laguna. Las instalaciones van creciendo, ampliando los servicios y la pesca gozaba de buena salud. Pero llegó el fatídico 19 de marzo de 2003, cuando Autoridad del Agua envía la maquinaria correspondiente para derribar el vertedero, ante denuncias de productores lindantes, que en las crecidas sufrían la inundación de sus campos. El agua fluye, la sequía hace lo suyo, y la vida de un club se esfuma por el Vallimanca. Se produce la mortandad total de la fauna íctica del ámbito y el derrumbe de casi todo, porque si algo se mantuvo es el compromiso de la dirigencia de la institución, por recuperar lo perdido. Hubo decenas de reuniones, promesas y desilusiones en 17 años, con Hidráulica un año después de la destrucción del alteo, aprobando la obra de regulación de la laguna, que recién más de una década después se podría poner en funcionamiento. 

0308_pesca_laguna_san_luis

3107_Pesca_muelle_santa_teresita
Leé también

Éxito total en Santa Teresita: primer muelle relevado este fin de semana

Todos sabían que el problema hídrico tenía otras razones, y no había porque mantener seco el ámbito, salvo ese puñado de vecinos que seguían con su lamentable tesitura. A comienzos de este año, por una iniciativa de un grupo de allegados al club, y luego con el aval de la institución que decidió encarar su realidad desde otro punto de vista (es decir con la laguna y ya no sin ésta), se puso en marcha la obra con el apoyo de algunos productores que se acercaron al club y aceptaron trabajar en conjunto y, de esta manera, mantener un nivel de agua que no perjudique a ninguna de las partes. Los milímetros caídos bastaron y sobraron para que se alcanzara el nivel deseado, es por eso que, siguiendo indicaciones de la Comisión Directiva, “Quique” Lacasa, el cuidador del lugar, levantó las barreras de contención colocadas hace pocas semanas en la unión de la laguna con el arroyo, permitiendo el paso de agua y no originando desbordes en el espejo. Así se pensó hacer desde el primer momento, y así se hizo ante la primera lluvia importante. 

3107_pique
Leé también

Dónde ir por buena pesca este fin de semana: lagunas, muelles, playas y ríos habilitados

0308_pesca_laguna_san_luis

3007_pesca_pejerrey_miramar
Leé también

Pejerreyes panzones: los que más abundan en la playa de Miramar

Víctor Chiclana y Juan Pedro Roldán fueron nuestros ojos en estas salidas, dos días distintos, en un ámbito donde la pesca se permite sólo a los locales y portando licencia de pesca. No pueden pescar en estos tiempos de cuarentena las personas de más de 59 años, y los menores pueden hacerlo solamente con su padre o su madre. Para ingresar al predio se debe gestionar un permiso previamente en la sede del Club, donde se deberá abonar (los no socios) la entrada y a su vez, todos, el alquiler del bote correspondiente. Aquellos que llevan embarcación propia deben abonar la bajada de lancha y asistir con la identificación correspondiente y los recibos de los pagos mencionados. Sin esta documentación, no permiten entrar a la laguna. Solo se admiten 2 personas por auto, y misma cantidad por embarcación.

Cumpliendo el protocolo, nuestros amigos llegaron al espejo de agua dentro del horario permitido, entre las 8 y 9:30 de la mañana, ya que luego de esa hora se cierra la tranquera principal de ingreso. Si pescamos desde la costa, podemos hacer un asado, pero no se permite más de 2 personas por fogón, ni reuniones para cualquier comida o tomar mate. Vale destacar que los locales tienen en San Luis el único ámbito donde está permitida la pesca en este momento en el distrito de Bolívar. 

0308_pesca_laguna_san_luis

Viniendo de Buenos Aires por la RP 205, una vez que pasamos la localidad de San Carlos de Bolívar empalmamos con RP 226 en dirección a Olavarría. Tras 12 km llegamos al acceso a Vallimanca, bajando la derecha por un camino consolidado que se encuentra en buen estado, salvo con lluvias que hay que consultar previamente. Al llegar a una bifurcación, volvemos a tomar a la derecha para, tras 2 km, llegar a la laguna. En ese sector, recibe aguas del arroyo Salado, que recolecta caudal de la zona de Daireaux y Guaminí, entre otras, proporcionando, además, el ingreso de una importante riqueza íctica. Al llegar al camping, nos sorprende la prolijidad del lugar, y buenos servicios. Hay alquiler de embarcaciones, departamentos para cuatro personas, quincho con parrilla y luz eléctrica. Muchos fogones, repartidos entre el camping y los pesqueros arbolados donde podemos hacer una cómoda pesca de orilla. Otro punto importante, es que podemos recorrer gran parte del espejo, traspasar el famoso vertedero del litigio, y pescar en las nacientes del arroyo Vallimanca. Parece mentira las posibilidades en un ámbito que debió luchar sin agua durante casi dos décadas. 

0308_pesca_laguna_san_luis

La pesca se puede realizar tanto de orilla, con cupo de 20 personas, como desde embarcaciones, con límite de 30 botes. La laguna, con alrededor de 500 has, se encuentra entre los 80 y el metro de profundidad. El pejerrey no está fácil, tiene mucho alimento, entre mojarras y camarón. Hay mucho chico, que orilla la medida. Podemos pescar con usando línea de flote convencional de tres boyas, paternóster o fondo. Cualquiera puede rendir con las brazoladas de un metro de profundidad, ya que por las grandes heladas el pescado se encuentra abajo. En cuanto a las carnadas que rinden son la mojarra viva y/o el filet de dientudo. En el caso de buscar carpas, toman muy bien los distintos harinados, como la lombriz; usando líneas tradicionales con plomo corredizo o los nuevos feeders. La pesca no fue de lo mejor, picaron más firme carpas, bagres y moncholos, estos con carnada blanca picaron más. Fue más remiso el pejerrey, pero irá cambiando a medida que aflojen las bajas temperaturas. En el verano, se dan buenas tarariras, siendo otra muy buena opción de pesca. 

Un puñado de gente quiso llevarse por delante la historia, el agua corrió y pareció quedarse con la vida del club. Un patrimonio de Bolívar no podía tener ese final, y la fortaleza de quienes llevaron las riendas de la institución lograron que hoy se vive este presente. No pudieron con amenazas, ni con un club que debió mantenerse en pie sin su principal motor, la laguna San Luis, durante mucho tiempo. Hoy, después de haber corrido mucha agua por debajo del puente, la pesca está de vuelta. Brindemos por ello. ¡Salud! 

0308_pesca_laguna_san_luis

Galería de imágenes




En esta Nota

  • Bolivar

  • Pesca
  • Laguna San Luis
  • Pejerrey
  • Vallimanca
  • Club De Pesca Las Acollaradas
  • Autoridad Del Agua