La carrera de Cristian Fabbiani no terminó siendo todo lo buena que se auguraba en sus inicios en Lanús o tras su gran rendimiento en Newell’s que le dio la chance de cumplir el sueño de jugar en River pero sin dudas que la disfrutó a su manera y todavía lo sigue haciendo en Deportivo Merlo con la ilusión de lograr el ascenso a la B Metropolitana y ya pensando en el día de mañana cuando se retire y siga ligado al fútbol como entrenador.

En ese subibaja que fue su trayectoria, en 2014 tuvo un paso de un semestre por Sport Boys de Bolivia que sería mejor olvidarlo pero aún tiene el recuerdo muy fresco y le dura la bronca por dos factores: por el trato que recibió del DT argentino Néstor Clausen y porque no cobró ni un peso de lo acordado previamente a su llegada.

En una entrevista con Damián Iribarren para Radio La Red, al delantero de 36 años le preguntaron por el peor entrenador que había tenido en sus casi 20 años de carrera y no dudó: “Tengo dos. El Negro Clausen que lo tuve en Bolivia y el segundo el que tuve en Panamá ahora que ni sé cómo se llama”, contestó entre risas y añadió cuando le consultaron si se había peleado con el campeón del mundo en México 1986: “No, si me llega al ombligo. Aparte no soy de pelearme. Cuando uno toma una decisión como la que tomaba en ese momento Clausen la verdad que era para cagarlo a palos. Ni loco me tomaría un café con él”.

Pero eso no fue todo porque además de pasarla mal en el vestuario, tampoco le pagaron: “Evo Morales me estafó, todavía estoy esperando que su gente me pague. Me deben los seis meses que estuve ahí que serían como 120 mil dólares”.

A favor de la incentivación. “No le hace daño a nadie. Igual aunque te paguen 10 millones de dólares no vas a jugar mejor, eso es mentira. El que es malo es malo, no vas a mejorar por más que te pongan plata”.

El peor momento de su vida. “La enfermedad, cuando tuve cáncer. Fue complicado porque se lo quise ocultar a mi mamá y me salió redondo porque nunca se enteró hasta que me sacaron el tumor que era maligno. Se enteró después de operado que había tenido cáncer”.

El Ogro además insistió que es mucho peor perder una final contra tu clásico rival que descender, tildó a Banfield y a Rosario Central como los equipos “más fríos”, aseguró que nunca jugaría en San Lorenzo y opinó que la Premir League es la liga más aburrida del mundo con un insólito argumento: “En todos los partidos hay ocho goles, si querés ver goles andá a la esquina de tu casa. No me parece atractiva”.

 

 

 

 




En esta Nota

  • Ogro Fabbiani
  • Evo Morales
  • Negro Clausen

Fuente Perfil