Desde que alguna vez Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, supo decir la frase «hay que aprender a convivir con el virus», lo cierto es que en ese costado del país han habido más salidas, los casos por coronavirus crecieron como también todo el conurbano. Es por ello que el debate entre salir y no hacerlo hoy se mantiene más fuerte que nunca tras casi cinco meses de confinamiento. Luis Ventura, en ese sentido narró un hecho que vive de manera personal.

En primera instancia, dentro de lo que es su rol de panelista de «Fantino a la tarde», el exmejor amigo de Jorge Rial viene sosteniendo que elige salir y así jugársela para poder seguir subsistiendo económicamente, además de narrar de qué manera nota al conurbano actualmente ante lo que es la batalla pandémica. «El tema es que no es la salud contra la economía, es la salud contra el hambre», lanzó.

Posteriormente, Luis Ventura se emocionó al hablar de una situación muy particular en cuanto a su entorno familiar. «Hay héroes que no cobran. Como mi hijo. Va a atender puntos vulnerables y les da de comer a la gente. No tiene ninguna obligación y nadie le paga ni un mango. ¿Pero sabés por qué va? ¡Porque tiene esto! (Se golpeó el pecho). Quiere a su patria, a su gente y a su pueblo. Yo le digo que no tiene que ir», expresó.

La emotiva historia de su hijo

Luego, el presidente de APTRA amplió detalles respecto al trabajo que le toca afrontar al mencionado en cuanto al gran sacrificio que está haciendo con su ayuda puramente humanitaria. «Tiene una edad, una familia y la ha formado. Pero el tipo va. Y va a laburar. Todos los días. Se poner barbijo, alcohol en gel, desinfecta el coche. Y no tiene por qué ir, pero va por amor», aseveró.

De esta manera fue cómo terminó Luis Ventura, con lágrimas en sus ojos, el detalle de lo que es el momento que le toca afrontar a uno de los hijos que supo tener con Estelita. «Vivo en un barrio vulnerable. Está todo bárbaro, quedate en tu casa, pero no tenés nada en la heladera. No tenés para morfar, no te entra un sope, ves cómo se mueren de hambre, ¿te quedás ahí esperando la vacuna?», culminó.