En la noche del miércoles, el Cantando 2020 presentó su primera gala de eliminación. Melina Lezcano y Juan Pérsico, cantante y baterista de Agápornis, respectivamente, fueron los primeros en abandonar el certamen. Para desgracia de los artistas, ellos quedaron mano a mano en el teléfono con el influencer Lizardo Ponce y Lucía Villar. El peso de las redes se hizo sentir y Lezcano quedó afuera… para desgracia de Marcelo Tinelli.

El mandamás de la productora LaFlia fue contundente y no estuvo de acuerdo con que la cantante de la banda de cumbia haya sido la primera eliminada. En primera instancia, cuando Laurita Fernández, co-conductora del Cantando, preguntó en las redes si estaban de acuerdo con la decisión del jurado, él contestó un «no» sin vueltas. De esta manera, el empresario demostró que sigue muy de cerca las alternativas del concurso.

“Me quedé muy mal anoche, que se haya ido @Mel_Lezcano del @cantando2020″, tuiteó Marcelo Tinelli, fiel a su cuenta de Twitter. A pesar de haber sido la primera en abandonar el certamen, Melina se mostró muy agradecida por su escueto paso por la pista. La cantante se animó a agradecer haber tenido la oportunidad de poder volver a cantar para un gran público en plena pandemia.

“¡Gracias por sus mensajes! Fue un placer haber vuelto un ratito aunque sea al ruedo, ¡de verdad extrañaba mucho cantar! Te amo amigo @juanpersico, ya volveremos al escenario a divertirnos como siempre lo hacemos (pero por favor vos no cantes jajaja) ¡CHAUUUUUU!”, escribió la rubia casi imitando la iconica despedida de Tinelli de sus ptogramas. En añadidura, ella agradeció el gesto al conductor de ShowMatch.

“¡Gracias por haberme hecho parte del @cantando2020 y siempre tenerme en cuenta para todo! @laflia_ok”. Rápidamente, el presidente de San Lorenzo y de la Liga Profesional de Fútbol le respondió con cariño. “Sos una divina Mel. Se te va a extrañar mucho. Quería que te quedaras», contestó Marcelo. Nuevamente, el empresario demostró que sigue bastante de cerca todo lo que sucede en el certamen, pero no toma partido en las decisiones que toma el jurado.