ESPECTÁCULO

¿Qué le pasa? Viviana Canosa bebió en vivo dióxido de cloro y generó polémica en las redes

Viviana Canosa parece disfrutar cada vez más su papel de provocadora desde su ciclo televisivo en Canal Nueve: Nada personal. En la última emisión de su programa, la conductora llevó lo que, según ella, era una botella que contenía dióxido de cloro. El químico, potencialmente peligroso, fue promocionado como una supuesta cura para el coronavirus y ella decidió tomarlo en vivo.

«Vamos a despedirnos, voy a tomar un poquito de mi CDS, oxigena la sangre, viene divino, yo no recomiendo, les muestro lo que hago», dijo luego de darle un trago largo a la bebida. Días atrás, la animadora había admitido a través de su cuenta oficial de Twitter que consume el químico habitualmente. «Yo tomo #CDS» junto a un hashtag que nombraba a Andreas Kalcker, un autodenominado «investigador» que promociona las cualidad curativas de la sustancia.

Antes de cerrar su programa del miércoles, Viviana Canosa había leído una frase al aire. «Por favor dejen de prohibir tanto porque ya no alcanzo a desobedecer todo», aseguró la polémica conductora. Como no podía ser de otra manera, el nombre de la periodista pasó a ser tendencia en las redes sociales. Entre algunos comentarios desaprobando su actitud, muchos recordaron algunos tuits que había lanzado anteriormente sobre la pandemia.

Lee también   Ulises Jaitt le pegó duro a Yanina Latorre y contó un dato desconocido del affaire de Diego con Natacha

¿Qué es el dióxido de cloro?

«No Covid. ¡Sí a la CoVida! Vivir en comunidad. Sin miedo, con amor y en responsabilidad. No somos títeres, somos un pueblo maduro y responsable», escribió hace algunos días. Por otro lado, el dióxido de cloro, una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada que se usa como blanqueador y para descontaminar superficies industriales, lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer.

Sin embargo, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento. La lista de contraindicaciones es larga y diversas autoridades han lanzado contundentes advertencias contra su uso para este tipo de cuestiones. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) afirmó en una nota del 8 de abril que no hay «ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes».

Back to top button
Close