En mayo del año pasado, Azul Fernández llenó su bolso de ilusiones y viajó hacia Barcelona para formar parte de Merlí Sapere Aude. La serie derivada de la reconocida producción catalana de Netflix. La misma sigue las peripecias de Pol Rubio (Carlos Cuevas) en su rol heredado de Merlí como profesor de Filosofía. La productora anunció una segunda temporada para comenzar a filmarla en mayo de este año. Pero Azul no pudo ser parte.

La pandemia causada por el brote de coronavirus paralizó los planes de la serie. La joven actriz de 23 años ya había recibido los guiones, los estudiaba y esperaba el llamado para viajar. Un océano separaba a la intérprete de su estudio de grabación y ella quedó relegada de la producción. “Se suspendió de un momento a otro y al principio no había fecha para comenzar a rodar porque no se sabía cuánto duraría la pandemia y cuándo aprobarían, en España, los protocolos”, explicó Azul en una entrevista con Teleshow.

Recién en julio, la serie contó con las autorizaciones para encender las cámaras. Azul Fernández ya tenía preparada a su Minerva Picotti, el personaje que interpreta en la serie. Curiosamente, el rol que tiene viaja a la Argentina al final de la primera temporada. La historia estaba preparada para verla volver, pero nunca pudo contar con los permisos necesarios para viajar hacía Barcelona.

“Acá, en Argentina, el confinamiento fue más estricto y el consulado de España en el país no abrió y no se pudo hacer ningún trámite”, lamentó la actriz sobre “la cadena de problemas” que surgieron a raíz del aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige desde el 20 de marzo. En España la esperaron por dos semanas más, pero al no haber respuestas positivas desde Buenos Aires, ella quedó fuera del show.

“Todos hicieron lo posible para que yo pudiera viajar, pero el tiempo se iba agotando y llegó un momento en que no se pudo esperar más”, lamentó Fernández. “Me generó tristeza porque es un proyecto que me encantó y respeto muchísimo. Sé que estas cosas pasan. Intento no tomármelo peor que eso”, agregó y se sintió muy agradecida de que desde España hayan hecho tanto para poder contar con sus servicios.