Comisaría de Salta.

Un hombre fue condenado, en el norte salteño, a la pena de 15 años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia, en perjuicio de su hija, que se animó a denunciarlo a los 21 años, cuando ya tenía dos hijas con el abusador, cuya paternidad fue acreditada por los correspondientes estudios de ADN.

Fuentes del Ministerio Público de Salta informaron hoy que la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán condenó al acusado, en un proceso abreviado, a la pena de quince años de prisión efectiva.

Los voceros detallaron que el hombre llegó al juicio imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la situación de convivencia preexistente, en perjuicio de su propia hija.

La fiscal penal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual de Orán, María Soledad Filtrín Cuezzo, que representó al Ministerio Público Fiscal en el juicio, inició las actuaciones tras la denuncia radicada por la propia víctima, oriunda de la localidad de Colonia Santa Rosa, situada en el departamento Orán, a 247 kilómetros al norte de la capital salteña.

Según consta en el legajo de investigación, la víctima, que es la hija del condenado, logró radicar la denuncia contra su padre a los 21 años, tras sufrir reiterados abusos sexuales por parte del acusado desde que era niña.

Producto de esos abusos, la joven tuvo dos hijas cuya paternidad se logró acreditar en el transcurso de la investigación, a través de los correspondientes estudios de ADN, según detallaron los voceros.


Fuente Diario26