Con pocos años de participación en los medios de comunicación, Ricardo Fort dejó una huella imborrable en la televisión argentina. Su personalidad extravagante y su gran carisma enamoró a todos para ganar gran popularidad. El empresario tuvo su propio reality show, fue jurado del Bailando y hasta hizo temporada teatral en Mar del Plata. Lamentablemente, falleció el 25 de noviembre de 2013.

Lo que le faltó fue el tiempo para disfrutar de sus sueños cumplicos. La salud le jugó una mala pasada, en sus últimos años sufría terribles dolores y no podía encontrar una solución a los mismos. A pesar de ello, él continuó dando entrevistas e incluso llegó a hacerlo en silla de ruedas. Se fue a los 45 años y las redes lamentan el hecho de que haya partido tan pronto. En épocas de influencers en la televisión, Fort hubiera tenido un enorme protagonismo.

El Comandante, tal como lo apodaron en las redes sociales, sigue siendo parte del imaginario colectivo hasta el día de hoy. En las últimas horas, una cuenta de Twitter viralizó fotos retro de Ricardo Fort en un boliche en 1993. En las mismas, se lo puede ver disfrutando de la vida nocturna junto a sus amigos y un look que indica a los gritos que las fotos pertenecen a la década del noventa. El chocolatero ya se mostraba con un excelente estado físico.

En Twitter, algunos usuarios publicaron mensajes emotivos sobre este personaje tan especial. “Qué locura sería hoy este hombre vivo. El mayor influencer de todos. Me sigue doliendo que se haya muerto, en serio”, escribió una persona. “Era un ídolo, talentoso, te cagabas de risa y por dentro sensible. Se lo extraña al Comandante”, opinó otro. Mientras que un usuario preguntó: “¿Se imaginan los tik tok de cuarentena del Comandante? ¿Se imaginan la cuarentena del Comandante?”.

Anteriormente, en la mencionada cuenta también se habían compartido imágenes de Fort con Guido Süller en la playa durante los ochenta. Ellos se habían conocido cuando eran muy jóvenes y tuvieron un vínculo amoroso muy fuerte. Lo cierto es que el Comandante logró ganarse el corazón de muchos argentinos que hoy lamentan que no pueda ser parte de la farándula en tiempos de pandemia.