Si se puede hablar de candidatos en la tercera semana del certamen, hay que nombrar a Miguel Ángel Rodríguez y a Lula Rosenthal. En la segunda ronda del Cantando 2020, la pareja la rompió en la pista con la interpretación de Moscato, pizza y fainá, de Memphis La Blusera. A su performance, le agregaron pedacitos de otras canciones que asombraron a los conductores Ángel de Brito y Laurita Fernández. Pero aún más al jurado.

El look elegido en su primera presentación había sido criticado por las estrellas del estrado. Por lo cual, para esta oportunidad la pareja le puso mayor atención al vestuario usado en el escenario. Rodríguez llegó con unos anteojos muy cancheros, algo de lo que inmediatamente Laurita quiso hablar. «No son los de Cabré pero…», le retrucó el participante a la co-conductora, dejándola sin palabras. Una vez más, De Brito la rescató del incómodo momento.

En primera instancia, Nacha Guevara apuntó contra la energía que usó la pareja durante su performance. La veterana artista apuntó a que empezaron muy arriba y todo se fue decayendo luego. Sin embargo, ella clavó un 9 en su tablero digital. Luego, Karina La Princesita aseguró que le gustó todo el show. Ella destacó el mash up donde metieron pedacitos de otros temas clásicos del rock nacional y les puso un 10.

Pepito Cibrián destacó que la performance de Miguel Ángel Rodríguez y Lula Rosenthal fue «alucinante». El director teatral se animó a admitir que el cómico es un gran cantante y puso acento en la excelente puesta en escena elegida. El veterano actor es el dueño del voto secreto en esta segunda ronda del certamen. Por su parte, Moria Casán se enamoró de la energía y aseguró que «acá hay fuego sagrado».

La One también les puso un 10 y completó un puntaje casi perfecto para la pareja. En medio de la devolución de Moria, los participantes y el jurado se pusieron a reflexionar sobre la actualidad. «Es la única pareja que trae energía», aseguró la diva mientras el capocómico deseaba que muchos otros artistas pudieran haber participado del certamen en tiempos de pandemia; ya que muchos actores se encuentran sin trabajo en estos momentos.