SOCIEDAD

Estas son las ventajas de la vacuna de Oxford que se producirá en Argentina

Vacuna contra el coronavirus

La vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford y que se producirá en Argentina ha mostrado óptimos resultados en los últimos meses, en los distintos ensayos de fase, que indicaron que no hay preocupaciones de seguridad y que la misma produce fuertes respuestas inmunológicas.

 

La revista científica The Lancet publicaba hace aproximadamente un mes que la vacuna provocó una respuesta de las células T en los 14 días siguientes a la vacunación (glóbulos blancos que pueden atacar a las células infectadas con el virus del SARS-CoV- 2), y una respuesta de los anticuerpos en los 28 días siguientes (los anticuerpos son capaces de neutralizar el virus para que no pueda infectar a las células cuando se contraiga inicialmente).

 

Durante el estudio, los participantes que recibieron la vacuna tenían anticuerpos neutralizantes detectables, que fueron sugeridos por los investigadores como importantes para la protección, y estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, con el cien por cien de la sangre de los participantes teniendo actividad neutralizante contra el coronavirus.

 

“Los datos de la fase I/II de nuestra vacuna contra el coronavirus muestran que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada y tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo.

Lee también   Reforma Judicial: Alberto Fernández presentará mañana el proyecto

 

Las respuestas inmunológicas observadas después de la vacunación están en línea con lo que los estudios anteriores en animales han demostrado que están asociadas con la protección contra el virus del SARS-CoV-2, aunque debemos continuar con nuestro riguroso programa de ensayos clínicos para confirmarlo en los seres humanos”, explicó Andrew Pollard, investigador jefe del Ensayo de Vacunas de Oxford.

 

Además se conoció que la vacuna contra el coronavirus generó en los pacientes que participaron de la fase 1 de testeos una “doble defensa” contra la enfermedad.

 

Según estos resultados también las muestras de sangre extraídas a los voluntarios mostraron que la dosis había producido tanto anticuerpos como linfocitos T citotóxicos, los cuales atacan y neutralizan células infectadas.

 

Los científicos destacaron la producción de este tipo de linfocitos e indicaron que, a diferencia de los anticuerpos -que distintos estudios sugirieron pueden desaparecer después de algunos meses- esta respuesta inmune puede permanecer en circulación durante años.

 

De mantenerse la producción de estos linfocitos a estos niveles, indicaron, no sería necesaria una producción masiva de anticuerpos para generar inmunidad a la enfermedad.


Fuente Diario26

Back to top button
Close