Axel Kicillof, durante los anuncios.

Durante la conferencia de prensa ofrecida en la Quinta de Olivos, junto al presidente Alberto Fernández, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, volvió esta tarde a pedir responsabilidad social, pero remarcó que a partir de la fabricación de la vacuna contra el COVID-19 hay “los esfuerzos tienen plazos”.

 

No terminó, pero sabemos cuándo va a terminar y eso es lo que cambia todo, porque sabemos que nuestros esfuerzos tienen plazos”, destacó Kicillof en la Quinta de Olivos.

 

En tal sentido, también afirmó que le “cambió la vida” el anuncio que hizo el Gobierno nacional sobre el acuerdo con la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca para producir una vacuna contra el COVID-19.

 

“Hoy nos toca tomar esta decisión en un momento excepcional. Esta fue una semana que en términos de la pandemia cambió todo: el lunes se conoció la vacuna en Rusia y el miércoles el Presidente anunció que una vacuna se va a producir en la Argentina. Es un cambio absoluto, a mí me cambió la vida, tal vez algunos no se dieron cuenta de lo que es”, enfatizó Kicillof en la Quinta de Olivos.

 

Entre tanto, el gobernador bonaerense también manifestó que  hay “un 64 por ciento de ocupación de camas de terapia intensiva”, lo que es “una tasa muy alta”, y “así no se puede flexibilizar nada porque hay un riesgo muy grande”.

 

No obstante, destacó a la población que seguir cumpliendo la cuarentena “ya se sabe que es por un tiempo“, en alusión a la vacuna que comenzará a producir el país.

 

Finalmente, lanzó un mensaje contra periodistas que critican la cuarentena: “No necesitamos que estén todo el tiempo atacando, cuestionando las medidas”, señaló.


Fuente Diario26