Marcha contra el Gobierno, Obelisco, Agencia NA.

El sector más duro de Juntos por el Cambio realizará una marcha el próximo lunes para protestar contra “la cuarentena eterna, la reforma judicial y la inseguridad”, aunque las propias caras visibles de la iniciativa aclararon que “no es una convocatoria partidaria”, algo que expone las diferencias internas en la oposición.

La presidenta del Consejo Nacional del partido amarillo, Patricia Bullrich, el diputado nacional Fernando Iglesias y el legislador bonaerense Luciano Bugallo son algunos de los dirigentes que promueven la convocatoria para este lunes 17 de agosto a las 16:00.

Sin embargo, como la medida no cuenta con el aval de los principales referentes del espacio, desde ambos sectores de la oposición aclararon que “no se trata de una convocatoria partidaria”.

“Yo no estoy convocando, yo voy a participar. Es muy importante en este momento plantear algunos temas que están sucediendo y que son de enorme gravedad”, sostuvo la ex ministra de Seguridad, quien señaló que cuestionarán “la cuarentena eterna, la reforma judicial que busca impunidad y la inseguridad”.

En declaraciones radiales, la referente opositora subrayó que el PRO “no convoca a ninguna marcha: son marchas ciudadanas”.

“Puedo asegurar que el 99 por ciento de los afiliados y adherentes del PRO sienten que es un momento para estar con banderas y en su auto, defendiendo la República. No tengo la menor duda”, afirmó Bullrich.

Por su parte, Iglesias publicó en su cuenta de Twitter: “#17AYoVoy a título personal. Para defender la República y decirle NO a la reforma judicial de Cristina y la impunidad kirchnerista, a título personal”.

En otro sector de Juntos por el Cambio, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, señaló que “se prevé un operativo de seguridad, como siempre que se anuncia una manifestación”, a la vez que apeló “a la responsabilidad para que no se pongan juntitos, uno al lado del otro”.

En declaraciones radiales, el mandatario de la Ciudad añadió: “Estamos viviendo una situación particular, que es la pandemia, y necesitamos evitar las situaciones en que la gente se junte, una al lado de la otra: si queremos cuidar el plan de aperturas, tenemos que ser muy responsables”.

Rodríguez Larreta reiteró que no va a participar de la movilización y ratificó que “el PRO no convoca a la marcha, no es una convocatoria institucional del partido”.

Acerca de la convocatoria, la cuarta de este estilo (antes se habían realizado el 30 de mayo, el 20 de junio y el 9 de julio), el presidente Alberto Fernández aseguró que la sociedad “sigue” al Gobierno y consideró que los sectores críticos son “una minoría intensa, una suerte de terraplanistas”, a la vez que subrayó que no quiere “cavar en la grieta” porque hay personas que “lucran” con esa polarización.

“(La marcha) Es una invitación al contagio, no cabe ninguna duda. Ahí tienen a los anticuarentena, algunos muertos y otros enfermos, por haber ido a esas marchas”, afirmó el mandatario.

Al ser consultado sobre si la Casa Rosada podría controlar que las personas que participen de la marcha cumplan con el aislamiento, respondió: “Es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y en cada lugar de cada una de las provincias. Son ellos los que se tienen que hacer cargo”.

“El que quiera ir, tiene que saber los riesgos. Sería muy bueno que así como fueron tan cuidadosos con la marcha de Santiago Maldonado de cuidar que la gente no se contagie, sería muy bueno que hagan eso con todas las marchas”, lanzó, en alusión al accionar de la Policía de la Ciudad, que detuvo a varios manifestantes en la movilización del pasado 1 de agosto en el centro porteño.


Fuente Diario26