Los efectivos de la División Homicidios secuestraron el arma de fuego que sería con la que se hicieron los disparos y uno de ellos terminó con la vida de una pequeña de dos años. Fue en medio de una violenta pelea que protagonizó su padre, alias “Mocho”, con otros dos jóvenes, hermanos de su pareja, en el Barrio 23 de Febrero de la Capital. Los tres quedaron aprehendidos.

El hallazgo se produjo en el fondo de la casa, donde, además del arma de fuego calibre 9 milímetros, había enterrados cartuchos, “bagullos” de marihuana y dinero en efectivo.

El procedimiento fue supervisado por el Jefe de la División, Comisario Diego Bernachi en la vivienda del Barrio 23 de Febrero, junto al personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF). Por el hallazgo de la sustancia prohibida también intervinieron la Dirección de Drogas Peligrosas Capital (Didrop) y la Justicia Federal de Tucumán.

Antes, se había hallado en el exterior de la vivienda un arma hechiza tipo tumbera, mientras que personal de Policía Científica halló en el lugar del hecho un cuchillo tipo carnicero.
Tras una intensa jornada de trabajo, los aprehendidos y los elementos secuestrados horas más tarde fueron puestos a disposición de la fiscal Especializada en Homicidios de la II Nominación, Adriana Giannoni.

Violencia y tragedia

De acuerdo a las primeras averiguaciones, el trágico hecho ocurrió alrededor de las 23.30 del domingo Día del Niño, cuando el padre de la menor, Walter Ibarra, de 29 años, se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas y llegaron sus cuñados, de 18 y 21 años, aparentemente también armados. En ese momento, se generó una violenta discusión, el progenitor de la niña sacó un arma de fuego y comenzó a hacer disparos. Uno de ellos impactó en la pequeña y otros en los dos jóvenes. Ambos fueron trasladados al Hospital Padilla para ser asistidos con heridas leves en la pierna derecha, y luego a la Comisaría Trece, para dar sus testimonios.

En tanto, la pequeña Ema Guadalupe Morales ingresó a las 23.45 al Hospital del Niño Jesús con dos heridas de arma de fuego en el abdomen y cerca de las 3 de la madrugada falleció.

En la vivienda donde se produjo el trágico desenlace, el presunto autor del disparo que terminó con la vida de la pequeña vive con su pareja y otros cuatro hijos.