Siempre se dijo que no hay fiestas como las de Madonna. Más aún las de su cumpleaños. Prueba de ello son las imágenes de su último festejo, que la cantante compartió en sus redes sociales, mostrando de lo que es capaz de organizar aún con la pandemia mundial en plena vigencia. Una fiesta más pequeña que en otras ocasiones pero no por ello exenta de polémica.

Aunque algunos de los invitados decidieron no asistir, esto no significó nada para la felicidad de Madonna, que escogió Jamaica para celebrar sus 62 años. Quien no faltó fue el bailarín Ahlamalik Williams, de 27 años, y con quien la diva mantiene una relación sentimental por lo menos desde finales del año pasado.

Sus hijos tampoco quisieron perderse el evento y en las imágenes podemos ver a Lola, la hija mayor de la artista, posando junto a su madre, así como a sus hermanos Mercy, David y las mellizas Estere y Stella. No hay imágenes que demuestren la presencia de Rocco, el hijo que la artista tuvo hace 20 años fruto de su matrimonio con el director cinematográfico Guy Ritchie.

Una fiesta en la que no faltó nada, ni música que amenizara el ambiente, ni cócteles de llamativos colores que refrescaran a los invitados, ni marihuana, de la que la artista no ha dudado en presumir en sus redes sociales. 

Un ajustado vestido de flores, unas ondas definidas, maquillaje natural y Madonna estaba más que preparada para darlo todo, siempre que su pierna se lo permitiera. La artista todavía se está recuperando de una lesión y por eso en ocasiones tiene que recurrir a una muleta para ayudarse a caminar.

Recordemos que en el último tiempo, Madonna tuvo que cancelar algunos conciertos a causa de sus lesiones, de hecho durante uno de los muchos vídeos que ha ido subiendo relacionados con este viaje y su cumpleaños, se puede ver cómo se venda un pie, suponemos que para evitar hacerse daño.

Fuente MDZOL